martes, 9 de octubre de 2012

¡ANTIPÁTICO!



Lo nunca visto: he recibido recientemente una queja por parte del padre de uno de mis alumnos referida a que no soy suficientemente simpático. No es que pretenda negar la verdad de la apreciación. No soy simpático; de hecho, soy profundamente antipático. Tampoco es que sea el Doctor House de la enseñanza secundaria, pero confieso que practico a diario para alcanzar semejante estatus. Hasta mi santa me lo dice: pero qué antipático eres. "¡Guapa!", le respondo yo, que soy antipático pero también un caballero a la antigua usanza. Y, ciertamente, la de la simpatía es una cualidad que personalmente considero sobrevalorada (véase aquí). Lo que me pregunto es si ello puede ser motivo legítimo de queja y/o/u reclamación. Servidor piensa que lo único que se le puede exigir en el contexto escolar es que cumpla con sus obligaciones laborales, las cuales, por si existiera alguna duda, se encuentran recogidas por ley (una legislación que, curiosamente, no hace mención ninguna a la simpatía, qué cosas). Y, sin esa modestia que generalmente encubre hipocresía, he de decir que considero que incluso lo hago bastante bien, tanto en lo que se refiere a los aspectos puramente didácticos como en el trato hacia el alumnado, que procuro que sea lo más respetuoso posible y en el que mis ofrecimientos de apoyo, asesoramiento y ayuda (jamás aprovechados por ese mismo alumnado en la medida en que se le ofrecen, mira tú por dónde) son constantes y repetidos. Tengamos además en cuenta que el alumno susodicho es de Bachillerato, es decir, un nivel de enseñanza voluntario, en el que se le ha de suponer al alumno cierto grado de madurez y autonomía que no requiera cariñitos y en el que ha de encontrar la motivación en sus propias metas más que en el carácter personal de sus profesores. Y en el que además una de de las obligaciones de éstos es prepararle para lo que va a ser la enseñanza superior, donde, como sabemos todos los que hemos pasado por ahí, encontrará paternalismo a raudales, faltaría más.

No es que el asunto me preocupe gran cosa, teniendo en cuenta que el juicio parte de individuos con cierto grado de inmadurez y que, posiblemente, intentan excusar sus propias incapacidades (objetivamente constatables) eludiendo su responsabilidad mediante el mecanismo de proyectarla en elementos externos. Puerilidad, en suma (¿ves como sí que soy antipático?). Pero me ha resultado suficientemente chocante como para comentarlo en este medio que, después de todo, prácticamente sólo lee su propio autor.

Como dijo otro admirable antipático de pro (y el cual me resulta tremendamente simpático; entre antipáticos ya se sabe): ¡A la mierda, váyase usted a la mierda!

Postdata 1: También dicen por ahí que una vez se me conoce soy buena gente. Aprovecho la ocasión para deshacer tal malentendido garantizando que eso es una absoluta falsedad: soy asquerosísimo hasta la médula; hasta a mí mismo me resulto antipático, y no veas la de veces en que he dejado de dirigirme la palabra por ese motivo.

Postdata 2: Probablemente la verdad de todo el asunto se encuentre en la leyenda de la ilustración de abajo.




6 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que si que eres un poco hijo de fruta (con cariño, un antigüo alumno)

Agustín Sanz Andreu dijo...

Diga usted que sí.

Pereyra dijo...

"Me importa un bledo que no le gusten mis modales, ni siquiera me gustan a mí, me hacen llorar en las noches de invierno, y me interesa tanto lo que usted opine como que se tome la sopa con tenedor..."
(citado totalmente de memoria)

Agustín Sanz Andreu dijo...

Por favor, por favor, por favor, tienes que decirme de quién son esas palabras.

Pereyra dijo...

El detective Phillip Marlowe (Humprey Bogart) en El Sueño Eterno, mi película absolutamente favorita

Agustín Sanz Andreu dijo...

Claro, tenía que ser él. Pues sí que me siento identificado: yo también soy bajito y feo.

Publicar un comentario

Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)