jueves, 9 de febrero de 2012

¡QUÉ MALA LECHE, DON ARTURO!



¡Esto clama al cielo! ¿Pues no resulta que para entretener la espera mientras se terminan de freír los palitos de merluza que amorosamente estoy preparando para mi vástago, abro un libro del Schopenhauer ese (sí, sí, soy raro de cojones, ya lo sé) y me encuentro con que me pone a caer de un burro? ¡Y aquí, en mi propia casa! ¡Habráse visto desfachatez!  Será, será... ¡pero si mira la cara de amargao que tiene!, ¿cómo no va a soltar por su boca semejantes culebras? Si éste tenía que ser el House del XIX. 

Bueno, pues ni más ni menos que esto es lo que opina de los profesores de filosofía (en su Parerga y paralipómena):

(...) de las historias de la filosofía, publicadas ahora anualmente por medias docenas, (el lector) sólo recibe lo que ha entrado en la cabeza de un profesor de filosofía, y a decir verdad tal como le parece bien. Por tanto, se comprende por sí solo que los pensamientos de un gran pensador tienen que reducirse considerablemente para encontrar sitio en el cerebro de tres libras de semejante parásito de la filosofía, de donde, revestido con la correspondiente jerga del día debe salir de nuevo, acompañado de sus sagaces juicios. Además, hay que considerar que un hombre de esa especie, que escribe sobre filosofía para ganar dinero, apenas puede haber leído la décima parte de las obras de que informa. Su estudio real exige toda una larga vida de trabajo, tal como la llevó, en los tiempos aplicados, el valiente Brucker. Pero esta gentecilla, impedida por sus continuos cursos, sus empleos oficiales, sus viajes de vacaciones y sus distracciones, y que, en su mayor parte, publican historias de la filosofía en su juventud, ¿qué pueden haber investigado a fondo? Y, además, pretenden ser únicamente pragmáticos, haber profundizado y exponer la necesidad del origen y la sucesión de los sistemas, e incluso juzgar, amonestar y dar ejemplo a los filósofos serios y verdaderos de la antigüedad. ¿Qué pueden hacer, sino copiar a los antiguos, uno tras otro, y luego, para ocultar su plagio, estropear más y más las cosas, esforzándose en darles el talante del quinquenio corriente y juzgarlas conforme al espíritu de éste?

Ahí es ná, se habrá quedao a gusto. Ya está bien, que yo no tengo por qué continuar escuchando tales improperios. ¿Pues sabe qué le digo, Don Arturo, sabe qué le digo? Que, que,... igual incluso no le falte a usted razón.


3 comentarios:

Isidro dijo...

Jesús!!!! Pues si que os ha puesto finos...

Eso es lo que tiene leer libros. Yo lo último que he leído ha sido "El placer de dejar de fumar" Origen esplendor y muerte de una adicción. Del Dr. Miquel Masgrau. LLeva más razón que un santo , pero no solo no he dejado de fumar, sino que me siento bastante más miserable y tonto que antes de haberlo leido.

Isidro Pérez Abella dijo...

Agustín: tengo que pedirte disculpas, y de todo corazón.

El los últimos meses he estaqdo leyendo e interviniendo en Agora hispánica.

Hoy he leído esto :

A continuación mensaje recibido de _ _ _ _ _ _, en el que confirma nuestras sospechas:

“Estimado_ _ _ _ _ _ _ _ , efectuadas las averiguaciones pertinentes, como sospechabais detrás esta……….…, adjunto el siguiente mensaje mandado por el citado D. Isidro el día 9 de Enero de 2.012 a la web (M _ _).

Y que bajo la cita de Friedrich Nietzsche:

“La valentía es un atributo tan natural del pensamiento como el pensamiento es un atributo natural de la libertad”

Isidro Pérez Abella, que se siente perdedor pide ayuda:
3 comentarios:

Isidro dijo…

Agustín, vente para el ágora hispánica y avisa a sarastro. Francisco y un servidor necesitamos refuerzos.

9 de enero de 2012 14:42


He contestado , y creo haber dejado claro, que ni tu, ni nadie de este ágora está detrás de ninguna de las cosas que yo allí haya dicho. Que me crean o no ya es otra cosa , no está en mi mano.


Lamento mucho la torpeza (bueno,la torpeza no me es ajena, ya lo se) de haber dejado aqui un comentario que haya hecho sospechar a algún "cerebro" de la informática vinculaciones inexistentes.

Tal vez a tí se te de una higa el asunto, es más hasta es posible que te haga gracia, pero yo soy regomelloso y no me gusta poner a las gentes en bocas de quien ellos no elijan. De modo que te reitero mi petición de disculpa.

Agustín Sanz Andreu dijo...

No tiene mayor importancia, no te preocupes. Gracias.

Publicar un comentario

Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)