jueves, 3 de febrero de 2011

DIOS PIERDE FUELLE


Siempre me ha sorprendido el peculiar desarrollo de la carrera profesional de Dios. En otros tiempos fue una figura que se manifestaba constantemente en el mundo natural: las plagas de Egipto, mares separando sus aguas, zarzas ardiendo, el sol deteniéndose y otros espectaculares efectos especiales por los que bien hubiera merecido el título de "Spielberg del más allá". Vamos, que iba a por todas; era un no parar, el tío. Luego, ya en la época recogida en el Nuevo Testamento, la cosa se había desinflado bastante, reduciéndose sus logros a curaciones, aumento de stock de productos alimentarios, paseítos sobre el agua (uy, uy, Peter, que se me mojan los bajos de la túnica) y, como mucho, alguna que otra resurrección. Que mal no está, ¿eh?, entiéndaseme, pero comparado con lo de antes como que no hay color. No pasa de un David Copperfield cualquiera, vaya. El problema lo encontramos de unos cuantos siglos a esta parte (que digo yo que eso para Dios es como la última media hora). ¿Qué ha hecho últimamente?, ¿eh?, ¿qué ha hecho? No te molestes, que ya me contesto yo: ná. No aparece ni en pintura. Con la falta que haría en estos momentos, cuando la Iglesia está perdiendo clientela a marchas forzadas y hay tal cantidad de ateos degenerados propagando sus ideas sin ningún freno, no como en los buenos tiempos de la Inquisición.
       Ponte en el caso de España, por ejemplo, que ya nos dijo Benedicto que es el no va más del laicismo agresivo. Dime tú qué le costaría presentarse sobre el Congreso de los Diputados a la hora del recreo, hacer que un haz de luz se abriera paso entre las nubes y cantarle cuatro frescas a Zapatero, ese adalid del laicismo (agresivo, recuerdo), con voz grave y atronadora, esa voz de Dios de película, que ya sólo faltaría que descubriéramos que Nuestro Señor tiene registro de soprano. Pues no, el amigo ahí está, callado como una puta (pido disculpas a las beneméritas putas por la comparación; tan sólo se trata de una expresión popular).
      Yo lo tengo claro: a mí ahora mismo se me aparece Dios, pero ahora, ahorita, mientras escribo esto, y me dice "existo" y por mis muertos que dejo de ser ateo, que uno es cabezón pero no tanto. A ver... Pues no, no lo ha hecho. Y eso que como omnisciente sabe perfectamente que le estoy planteando el reto, como omnipresente tanto le da estar aquí como en cualquier otro sitio y como omnipotente ni se despeinaría por el esfuerzo. O sea, que acaba de perder la oportunidad de convertir a un ateo, y además a un ateo con un blog (que no lee nadie, pero con un blog). Negligente.

En conclusión, que para lo fuerte que empezó, no se ha visto continuidad. Es como esos músicos cuyo primer disco es el mejor o esas películas que aburren tras la media hora inicial. ¿Qué ha sucedido, Dios?, ¿te has vuelto tímido?, ¿tienes poco fondo?, ¿estás echándote la pausa para el cigarrito (acaso eres español, Dios)? La verdad es que ya se te veía venir, con eso de que tras la creación tuvieses que descansar un día. Un dios cogiéndose festivos... ¿habrase visto?

Por si quedaran dudas, el siguiente gráfico, que hemos tomado de la página motorpsico.com (nombre que ya de por sí induce al satanismo), ofrece una clarificadora visión del asunto:




Y si al menos sólo fuera en tostadas, pero ¡¡¡¿y esto?!!!:



Dios, por Dios, ¿a tal hemos llegado? Ten al menos un poco de dignidad (sí, en efecto, es el culo de un perro. ¿Pegarías tú una foto tuya en el culo de un perro? No, ¿verdad? Pues eso).

15 comentarios:

Isidro. dijo...

Acabáramos...!. Ahora entiendo el porqué se dice que Dios está en todos lados.

Con ateos así da gloria.

(Tengo entendido que dios anda de negociaciones con satán y no tiene tiempo ni ganas de hacer alardes. Sé de buena tinta, que el padre Merrit está en el ajo.)

Agustín Sanz Andreu dijo...

¡Ostras, qué susto, Isidro! Al final he caído en que te refieres al padre MerriN, el de "El exorcista". Que no lo digo por afearte el lapsus, que es normal y sin importancia, pero es que en un primer momento, sin saber de quién hablabas, me he ido a buscar "Merrit" en el Google y lo primero que me ha aparecido ha sido esto: "Positivo de Merrit por alargar su pene".

Sarastro dijo...

Como hace mucho que no escribo os voy a contar algo que me ha pasado hoy. Bien sabéis que tengo y presumo de tener (con razón, por cierto) una hija de siete años a la que educo en soledad lo mejor que sé, en el ateísmo, la tolerancia, la intolerancia a la intolerancia, el respeto hacia uno mismo y los demás y la Razón. Mi vástaga, con frecuencia casi cotidiana, me inquiere y requiere para que le cuente, le explique, le razone y le argumente aspectos variados de las variadas religiones, especialmente la católica.

Me voy a ahorrar el inicio de la conversación de hoy pero el caso es que llegamos a un punto en que me veía obligado a explicarle que el dios de Abraham, el de cristianos, musulmanes y judíos, es un atroz asesino y torturador, que desprecia a las mujeres y que además ordena que se nos mate (a ella y a mí) según reza en los libros sagrados de las religiones dichas. Como digo, nuestras conversaciones sobre el asunto, siempre por iniciativa de Pitufina, son casi diarias. Es muy curiosa, yo estoy encantado de que lo sea y alimento su curiosidad en lo que puedo. Pero hoy ha ocurrido algo llamativo. Charlábamos sobre estas cosas en una cafetería cercana a casa, en el tono normal y la niña me ha dicho "papá, habla más bajo a ver si va a haber algún cristiano y se va a molestar". ¿Cómo ha llegado una niña de siete años educada en libertad y respeto a la conclusión de que hay cosas que no se pueden hablar porque hay personas que se ofenden? Estoy seguro de que jamás haría similar puntualización si la situación fuera a la inversa. ¿No es llamativo?

Agustín Sanz Andreu dijo...

Llamativo, y también preocupante. Anécdota por anécdota. El mío tiene tres años, y comparto sus juegos todo el tiempo que puedo, en la conciencia de que cuando llegue a adolescente probablemente ya no querrá saber nada de mí y por lo tanto he de disfrutarle hasta entonces en la mayor medida que me sea posible. En una ocasión, al verme colocar un muñequito de género femenino (valga la descripción) sobre una excavadora de juguete, me dice: "no, papá, que las chicas no llevan excavadoras". ¿De dónde ha sacado esa idea? En mi casa jamás ha escuchado la menor mención ni ha sido testigo de ningún hecho que le pudiese indicar la posible existencia de roles diferentes para hombres y mujeres. Mucho me temo que su educación no depende tan sólo de nosotros (para mal, en estas cuestiones; con toda seguridad para bien, en otras). Están sometidos a infinidad de influencias, y su principal ocupación a esas edades es, precisamente, absorber todo lo que tienen alrededor. Cuando se trata de ideas que, como éstas, tanto la que tú has comentado como la que he comentado yo, circulan con tanta intensidad en el entorno social, es inevitable que les lleguen tardo o temprano, por mucho que hayamos intentado preservarles de ellas.

Isidro dijo...

Un servidor, que ya tiene sus hijos por encima de la mayoria de edad, reconoce que no sabe si es posible o no "educar" a los vástagos en ideas, ideologías , creencias e incluso actitudes. Pero de lo que está seguro es que se les puede educar en las formas.
Y una niña de 7 años que dice: "papá habla más bajo" es , indudablemente, una niña bien educada.
Y teniendo educación se tiene lo principal. Enhorabuena.
Agustin, tu niña lleva razón :las chicas no llevan excavadoras (de momento, bueno, alguna habrá). Pero ya verás como no te dice que no llevan países. Son listas, muy listas.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Comprendo tu interpretación de esas manifestaciones infantiles, pero no la comparto. En el caso de la hija de Sarastro, entiendo que lo esencial no reside en que pida a su padre que hable más bajo (él ya ha aclarado que estaba hablando en un tono normal), sino que parezca considerar que uno no debe (es decir, no está en su derecho de) expresar ciertas cosas porque ciertas personas puedan ofenderse. En el caso de mi hijo, creo que, además de la constatación de un hecho (cosa que no me preocuparía, evidentemente) también expresaba su expectativa o interpretación sobre cómo debe configurarse la realidad. El problema no es que se dé cuenta de que la gran mayoría de excavadoras no son conducidas, de hecho, por mujeres, sino la posibilidad de que de ello pueda haber extraído la conclusión de que no podría o debería ser así.

Sarastro dijo...

Aunque comparto en buena medida las apreciaciones y dudas de Isidro y Agustín, por la parte que me toca, gracias, Isidro. Sobre el resto... sigo dándole vueltas.

Isidro dijo...

No te preocupes, no tiene porqué extraer semejante conclusión. Con tres años están más ocupados en aprender a vestirse solos.
Los niños, concluíamos hace no mucho un gran amigo mío y yo, son las únicas personas normales que existen.

Isidro dijo...

Me vengo resistiendo hace rato a contar una anécdota sobre niños porque siendo yo poco pensador racional, prefiero callar en cosas sobre niños, pues si lo demás me importa relativamente poco y asumo meter la pata o disparatar, en niños no me gusta tener que arrepentirme de lo dicho.
Pero en fín, la contaré.

Iba yo una mañana de camino a mi trabajo, cuando al acelerar un poco el paso adelanté a una niña muy pequeña y a su padre (lo supuse). Ambos impecables: él con traje y corbata, y la cría, con sus coletas bien apretadas, su uniforme escolar y su mochila. Iban de la mano, como es natural. Una imagen perfecta.
No pude evitar oir parte de lo que el padre iba diciéndole a la niña: "y ya sabes, hija, ten mucho cuidado, si un amiguito te da caramelos o chuches u otra cosa tu lo aceptas y le dices gracias pero te lo guardas, no te lo comas..."

Me pasmé. Pensé: !ostias! primera lección del día: desconfianza e hipocresía.

Y ya no digo más porque si empiezo no acabo.

Isidro dijo...

Cofieso que lo que más me impresionó fué la niña, que no levantaba dos palmos del suelo, rubilla, delgadísima y muy blanca. A lo mejor si en vez de tener los tres ocuatro años que a lo sumo le calculé, hubiera tenido ocho o diez y fuera sido robusta morena y lozana, el impacto sufrido se habría atenuado.
Uno sabe que el alma existe cuando se le cae a los pies.

Sarastro dijo...

Hacía día que no abría la página pero Isidro me provoca a contar otra anécdota del mismo jaez. Mi hija tenía tres años. Fin de curso. Había sobrado dinero de la cooperativa escolar y se decide hacer unas camisetas con una foto de la clase y el nombre de todos los niños. Durante el reparto de camisetas una mamá pregunta cómo se sabe de quién es cada una (a esas edades ya hay diferencias muy notables de talla) y la mamá que se había encargado nos explica la clave para que en aquella maraña de nombres se supiera quién era el propietario de cada prenda. Luego explicó "es que lo he puesto así para que un extraño no sepa el nombre del niño, que luego en el parque vienen los pederastas, llaman al niño por su nombre y os podéis imaginar...". El resto de las mamás (yo era el único varón) apaludieron alborozadas la prudencia, inteligencia y astucia de la camisetera. ¿Os he contado que la mayoría de los papás/mamás de los compañeros de mi hija me odian?

Anónimo dijo...

¿Cómo se hace eso de retar a alguien que tienes muy claro que no existe?

Lo digo por eso de que retas a dios a que se te aparezca siendo ateo y esas cosas.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Vale, me has pillado. Es una contradicción que echa por tierra toda mi posible credibilidad. Ahora mismo cancelo el blog y me retiro a mortificarme de por vida con el recuerdo de esta vergonzosa pifia.

(Pero ¿lo dirá en serio?)

Abel dijo...

hola, hacía tiempo que no me pasaba por aquí. Veo que sigues metiéndote con la iglesia y todo lo que tenga que ver con el asunto de la religión.
Eso está bien. Ya que estamos con el tema te dejo un video de una reflexión acerca de dios:

http://www.youtube.com/watch?v=RlN6sJ141JQ

Agustín Sanz Andreu dijo...

Gracias por la visita, Abel, me alegro de verte por aquí. Y gracias también por el vídeo.

Publicar un comentario

Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)