miércoles, 1 de diciembre de 2010

TIM MINCHIN





Otro personaje que sumar a la troupe de los comediantes oficialmente escépticos y librepensadores, junto a Penn y Teller o Leo Bassi (y algún otro que de seguro se me escapará). Se trata de Tim Minchin, australiano que comenzó su carrera artística en 2002. Intérprete de piano, la peculiaridad de su estilo reside en enmarcar musicalmente sus números humorísticos (al modo de Les Luthiers, para que nos entendamos). En sus actuaciones trata muy diversos temas, por supuesto, pero por lo que aquí nos toca no puede dejar de interesarnos especialmente que uno de ellos sea la denuncia de la irracionalidad. Y se ocupa de esta cuestión con una claridad de ideas y una elocuencia envidiables. Que se tiene bien sabida la lección, vaya. Y de sobra lo demuestra en el vídeo que viene a continuación, donde consigue resumir en nueve minutos un completísimo alegato contra esas posturas intelectuales que tanto rechazamos en el ágora, sin faltar todos los argumentos necesarios y sus correspondientes conclusiones. Que lo disfrutes tanto como lo disfruto yo cada vez que vuelvo a verlo:





Confeso seguidor de Richard Dawkins, ateo (por supuesto) y, según él mismo afirma, "un pelín obsesionado" con la religión, se ocupa también de temas políticos y sociales, siempre ejerciendo uno de los más nobles objetivos del humor: la crítica. Dispone de unas amplias discografía y videografía y ha recibido numerosos premios. Como postre, aquí tienes otro de sus números (el subtitulado es del colega bloguero Ezequiel Del Bianco, de Proyecto Sandía, al cual agradecemos esta labor):




Y si quieres saber más, aquí tienes el sitio web oficial de Tim Minchin.

22 comentarios:

Sarastro dijo...

Y no se ha citado al gran John Carlin, un prodigio de hombre. Buscad en Youtube y veréis.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Te refieres a George Carlin, John es el periodista (lapsus comprensible). No lo incluí porque no estoy seguro de que se le pueda clasificar propiamente en la categoría de los humoristas que ejercen de escépticos "militantes". Carlin, sencillamente, critica todo lo que se le ponga a tiro. Pero sí tiene un par de monólogos sobre la religión realmente muy buenos. Se agradece tu recomendación y me sumo a ella.

Isidro dijo...

"humoristas que ejercen de escépticos militantes". Con dos cojones Agustín. Así tiene tu ágora particular la marcha que tiene.
He visto sólo el de las auras. Qué ingenioso el muchacho!, pero no es para verlo dos veces. Es muy antigua ya esa pose.

Pregunto: todo lo que hoy en día constituye un reto para la "ciencia" (y no hablo de las células madre) ¿qué es?.
Nadie puede negar que haya estafa en lo oculto e indemostrable ( joder , la hay en lo "oficial" ¿no va a haberla en lo que no es? ).

La negación por irracional de lo no demostrado (demostrable en el futuro) es una actitud tan retrógrada como la de los defensores la teoría copernicana. Creo que me explico.

Agustín Sanz Andreu dijo...

En esta ocasión discrepo totalmente de lo que dices. Le das la vuelta a la tortilla e incurres, precisamente, en uno de los errores que denuncia Mirchin en el vídeo. Y que si lo incluye en su texto es justamente por ser una acusación muy habitual, tan habitual como infundada. Me refiero al hecho de que pareces sugerir que existe cierto dogmatismo o cerrazón de miras en el escepticismo científico (que, por cierto, y para prevenir posibles equívocos, no tiene nada que ver, más que en el nombre, con el escepticismo antiguo de Pirrón y compañía).

Esa "pose", como tú la llamas (faltaría justificar tal calificativo), es efectivamente muy antigua, tanto como la aparición por primera vez en la Historia de un pensamiento empírico en la Jonia del siglo VI a.C. Lo que ocurre es que también es muy actual, tan actual (y necesaria) como la lamentable y dañina persistencia del pensamiento irracional.

Es muy fácil responder a tu pregunta de qué es todo lo que constituye un reto para la ciencia. En realidad tú mismo ya te has contestado porque, efectivamente, es eso y nada más que eso: un reto para la ciencia. No ha de ser una ocasión de fabular explicaciones caprichosas y no respaldadas por evidencia ninguna. Desde luego, hay muchas cosas que ahora mismo la ciencia no puede responder pero, en lugar de temer esa ignorancia, lo mejor es asumirla y esperar a las posibles respuestas (si llegara a haberlas). Recurrir a la imaginación para inventar esas respuestas en lugar de esforzarse en descubrirlas de la manera apropiada sólo sirve para paralizar el avance de nuestro conocimiento del mundo. Quien no reconoce su propia ignorancia se encuentra incapacitado para solventarla.

Aquí no se niega lo no demostrado por irracional, como tú dices. Lo que se niega por irracional es la pretensión de hacer pasar por demostradas cosas que no lo están en absoluto. El problema, por ejemplo, de las medicinas alternativas, no es que no estén demostradas, sino que, no estándolo, se las acepte de manera ciega y acrítica como si lo estuvieran.

La baza que juega la ciencia, y lo que la convierte en confiable como mecanismo de conocimiento, es que es autocorrectiva (ya se explica en el vídeo, en realidad en él aparece ya la respuesta a muchas de estas objeciones que has hecho a posteriori), por ello jamás puede ser interpretada como una "fe", un "dogma" o algo similar, poniéndola en plano de igualdad con otros tipos de "conocimiento" (vuelvo a decirlo: todo esto ya lo tenías respondido en el vídeo). Y por ello mismo no existe en esa actitud nada de retrógrado, al contrario, esa capacidad de autocorrección es lo que permite el avance del conocimiento en lugar de su retroceso o estancamiento.

Para acabar de comprenderlo, te recomiendo que le eches un vistazo a esto que pusimos aquí:

http://miagoraparticular.blogspot.com/2010/03/ciencia-frente-fe.html

Agustín Sanz Andreu dijo...

Lo de que el vídeo no es para verlo dos veces ya es cuestión de gustos, pero creo que a más de uno le vendría bien verlo diez veces, tomar notas y realizar una buena sesión de reflexión al respecto.

Sarastro dijo...

Joder, me voy de puente y me pierdo un debate... a ver si luego lo releo despacio y os pillo.

Isidro dijo...

Pues no, se ve que no me explico.

Isidro dijo...

Y me frustra no explicarme.

Hace unos años el hermano de mi mujer (adolescente) tenía en la mano derecha una buena colección de verrugas (queratosis seborreíca). Se levantó una mañana y metió la dichosa mano en una pila de agua bendita de la catedral de Jaén. Al día siguiente no tenía ninguna. ¿qué demonios es eso?!!!

La segunda esposa de mi padre era (ya murió) una mujer sensata sin más. Se vió afectada por una "culebrilla" esto es, una afección dérmica causada por el virus hespes zoster, bastante dolorosa; harta de pomadas y de zobirac en comprimidos , se fué a una ...no sé como llamarla, una señora rara, que le pasaba la mano por la lesión mientras en voz baja decía una ¿oración? que curiosamente que sólo se podía aprender en viernes santo de noche y sin escribirla. El herpes desapareció.

Hace unos siete años, siendo mi hija bastante pequeña, se empeñó en decir (para inquietud de mi mujer y mía) que "veía" una niña vestida de blanco en el pasillo. Y creo que la veía de verdad pues no tenía motivos para inventarse semejante cosa.

Un compañero de estudios me contó el verano pasado que siempre que guisaba se le ponían al lado la antigua cocinera de su casa (ya fallecida) y su abuela, y que ambas charlaban y le daban cariñosas explicaciones. Mi amigo no está en un psiquiátrico ni es sospechoso de nada.

Creo reconocer mi ignorancia cuando pregunto. ¿que demonios es esto?!!!

Hacer pasar por demostradas cosas que no lo están es un timo, en eso estamos.
Pero...tratar de ridiculizar a las personas que se explican de forma "mágica" lo que no tiene explicación ( y son cosas cotidianas y sencillas) me parece también muy ridículo.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Isidro, te explicas perfectamente, simplemente no estoy de acuerdo contigo.

Divido mi respuesta porque no me cabe en un único comentario.

Permíteme que te diga, te aseguro que sin ninguna intención de mmolestarte, que en lo que incurres no es en ignorancia, sino en una sorprendente ingenuidad. Y digo esto porque los casos que presentas no son, precisamente, muy misteriosos que digamos.

En primer lugar, quizás corresondería empezar planteando que no hay ninguna garantía, para mí o para cualquier otro lector de tu comentario, de que los hechos que expones hayan sucedido realmente o, en todo caso, hayan sucedido tal y como los narras. Pero no lo haré: no dudaré de lo que dices.

Supongamos que, efectivamente, esos casos no admiten ninguna explicación razonable. Vuelvo a decir lo que en mi anterior comentario: ¿por qué, en lugar de suspender nuestro juicio al respecto, "inventar" (en tanto que no hay evidencia que lo respalde) explicaciones de tipo mágico? Sugieres que tú no lo haces, que te limitas a reconocer tu ignorancia al respecto; sin embargo, al final de tu comentario sí defiendes la posibilidad de hacerlo. Efectivamente, pienso que recurrir a ese tipo de explicaciones es ridículo.

Pero es que, aún más, sucede que todos y cada uno de los casos que planteas sí admiten una posible explicación natural. Veamos:

Cualquiera que haya padecido de herpes o verrugas sabe perfectamente que son dolencias que pueden aparecer y desaparecer, en el caso de muchas personas de manera recurrente, de manera repentina y aparentemente espontánea. Son, además, afecciones que se ven favorecidas por un nivel bajo de defensas en el sistema inmunológico. Y también se sabe que la eficacia del sistema inmunológico se ve afectada a su vez por factores psicosomáticos. Sin ir más lejos, los estados de stress motivan la aparición automática de herpes en algunas personas. Es decir, esos males son candidatos perfectos para ser susceptibles al efecto placebo. ¿Te parece que admitamos la posibilidad (sólo como posibilidad, por el momento) de que esas personas de las que hablas se curaran debido a ese efecto?, ¿que su propia confianza en la eficacia de sus "sanadores" provocara en ellos un estado anímico que favoreciera la desaparición de sus dolencias? Si eres razonable, supongo que responderás que sí.

Lo que cuentas de tu hija me resulta especialmente chocante, entre todos los casos que expones. Dices que tú "crees" que la veía de verdad. O sea, no tienes ninguna auténtica evidencia de ello. Dices que no tenía motivos para inventarse tal cosa. Supongo que sabrás que los niños no necesitan ningún motivo especial para inventar, imaginar, crearse su propio mundo de fantasía. Yo también tengo un hijo y, además, como todos, he sido niño. Supongo que somos perfectamente conscientes del tipo de imaginación que tienen los niños, en la que a veces incluso entremezclan realidad y ficción resultándoles difícil a ellos msmos distinguir una cosa de la otra. ¿Te parece que admitamos la posibilidad (sólo como posibilidad, por el momento) de que tu hija, sencillamente, estuviese jugando a ver a una niña? Si eres razonable, supongo que responderás que sí.

El caso de tu amigo. ¿Sería posible que se tratase de una alucinación? Perfectamente; dime una razón por la que no. Pero lo haré aún más fácil: ¿te parece que admitamos la posibilidad (sólo como posibilidad, por el momento) de que esa persona, simplemente, estuviera mintiendo quién sabe por qué motivo: tomarte el pelo, hacerse el interesante,...? Si eres razonable (y conoces suficientemente al género humano), supongo que responderás que sí.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Bien, ahora, junto a las posibles explicaciones sobrenaturales, disponemos de otras posibles explicaciones naturales. Estas últimas, en lo que se refiere a estos casos concretos tampoco las podemos demostrar: no podemos someter a tu amigo a un polígrafo o realizar una analítica al afectado de herpes. Dada esa situación de igualdad de condiciones, ¿cuál de las dos explicaciones corresponde considerar como más creíble, es decir, con más probabilidades de ser verídica? Yo, personalmente, me apunto a la más sencilla y que a la vez no sólo no contradice sino que además se encuentra respaldada por los conocimientos que a día de hoy distintas ciencias (fisiología, psicología...) nos presentan como perfectamente verificados. ¿Adivinas de qué explicaciones se trata?

Hay más. he dicho que nosotros (y me refería a ti, a mí o a cualquiera que nos lea en estos momentos) no podemos comprobar ninguno de ambos tipos de explicación. Sin embargo, esto no es así de manera absoluta. El tipo de explicaciones naturales que yo he propuesto sí han sido sometidas a prueba de manera exitosa en alguna ocasión, para otros casos. Las explicaciones sobrenaturales jamás. Jamás ningún curandero, médium, etc. ha demostrado sus "poderes" en unas condiciones de situación experimental controlada. ¿No te parece, como mínimo, sospechoso? Infórmate en Google sobre el "premio James Randi"; no lo explico aquí porque esto ya se está extendiendo demasiado.Y aún hay una tercera cuestión. Los casos individuales del tipo que expones no poseen, desde el punto de vista científico, ningún valor. Para obtener un conocimiento fiable sobre los hechos se requiere trabajar con muestras seleccionadas de manera muy rigurosa y suficientemente amplias (para evitar, por ejemplo, que pensemos que el que se curó de sus verrugas en el curandero fue por mera casualidad. ¿Será también esto posible?, ¿tú que crees?) y en condiciones de control experimental estricto (es fundamental, por ejemplo, el llamado "doble ciego", que jamás se cumple en este tipo de casos). Algo muy complicado y elaborado sólo con el fin de garantizar la fiabilidad de las conclusiones. Desde luego, algo con lo que no puede competir el "yo tengo un amigo que dice que le pasó X".

Y vuelvo a decir lo que en mi anterior comentario: todo lo que planteas ya estaba rebatido en el vídeo de Minchin. Quizás sí te convendría verlo dos veces. Quizás también te interesaría el vídeo titulado "Mente abierta" que se encuentra en la columna de la izquierda de esta página.

Isidro dijo...

No me molesta ser ( ni ser tomado) por ingénuo, ni ser tonto (o tomado por tal), ni tan siquiera que menciones la falta de garantía de que lo que cuento es cierto (muy propio),pero no suelo entretenerme en contar embustes.

Eso de "psicosomático" es lo menos racional que existe. No me sorprende ( aunque debiera) que en tu discurso eso explique racionalmente algo.
Es como "el placebo". Sólo la estadística refrenda los hechos, y es el único medio del que hoy se valen casi todos los experimentos científicos. Me suele desconcertar mucho la pobreza de base de la CIENCIA. ¿a tí no?
¿la psicología es una ciencia? Me parece que el ingénuo eres tú.
Posibilidades , probabilidades, casualidades... uhmm.

Es natural que las personas más convencidadas suelan ser la más cerriles en su convicción, (sobretodo si son de letras y frecuentan goglilandia).

Algo como "la vida" está muy controlado. (veamos el último nobel de médicina) pero...
La vida sigue siendo un misterio. (que no un milagro ojo!) Y si no reconocemos que eso es así es que estamos en órbitas distintas y esto no es mas que una voluntaría pérdida de tiempo.

Estaría bien que de vez en cuando obviaras el mandarme deberes o el sugerir lo que me convendría, pero entiendo que la deformación profesional en persona tan profesional como tú tiene un calado.
Sin ánimo de sacar provecho , aprovecho y te deseo feliz navidad, no queda otra.

Sarastro dijo...

Pufffff, ¡cómo está el patio! Como para meter baza aquí. Pero me voy a atrever, eso sí, brevemente y plagiando. Hace años sigo este blog: http://www.hojasparalasupresiondelarealidad.com/

En alguna de las hojas (no la he encontrado pero está, seguro), el Bachiller Alonso hacía una reflexión parecida a ésta: "Soy excéptico. Eso no significa que no me crea nada sino que ante grandes afirmaciones, para creer, preciso de grandes pruebas. Por ejemplo, si Isidro me dice que ayer estuvo en el cine, yo lo doy por bueno, sin más. pero si Agustín me dice que ha descubierto los misterios de la fusión fría exigiré que me los muestre con todo lujo de detalles o no lo creeré".

Se me entiende, ¿no?

Agustín Sanz Andreu dijo...

Isidro: Gracias por tu comentario.

Sarastro: Afirmaciones extraordinarias exigen pruebas extraordinarias. Efectivamente, buen y útil principio. Creo que originalmente es de Carl Sagan, pero no estoy seguro.

Sarastro dijo...

Es posible, esto de las citas va pasando de boca en boca y a veces termina en sitios inverosímiles. Una de las frases más célebres "del" Che Guevara, de Dolores Ibárruri o de otra gente del rojería se inspira directamente en una intervención en el Congreso de los Diputados de Calvo Sotelo, días antes de que lo mataran (y éste era más facha que la Virgen del Pilar).

Agustín Sanz Andreu dijo...

Me has dejado con la miel en los labios. ¿Qué frase? ¿La de "morir de pie..."?

Isidro dijo...

Y qué más da la frase que sea si no va a poder demostrarlo!!! ¿o es que estaba allí?

Agustín Sanz Andreu dijo...

http://miagoraparticular.blogspot.com/2010/12/una-leccion-para-el-dialogo.html

Sarastro dijo...

Lo que dijo Calvo-Sotelo y así consta en los Diarios del Congreso de 1931 es "Más vale morir con honor que vivir con vilipendio", vamos, un clásico. Y está documentado, Isidro, no seas quisquilloso, hombre.

Otro referente de cita mal puesta es el poema "primero vinieron a por los comunistas...", de Martin Niemöller, adjudicado con frecuencia a Bertold Brecht. Sobre este poema, además, el colmo de la estulticia lo protagonizó una célebre presidenta de la Comunidad de Madrid que, en una sesión del parlamento autonómico en la que se la pedían cuentas sobre un turbio asunto de espionaje a miembros de su partido sufragado con fondos públicos, soltó "primero vinieron a por los negros", y aclaró que la cita era de Brecht. Obviamente, ella no se iba a poner a recitar algo en lo que apareciese la palabra "comunista" y no continuase con una sarta de epítetos malsonantes de corte peyorativo.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Muy interesante información. Y lo de Brecht, aunque yo ya lo conocía, no está de más recordarlo, porque, efectivamente, todo el mundo está convencido de que el susodicho texto es suyo.

A la "célebre presidenta" (no tengo ni idea de a quién puedes estar refiriéndote, la verdad, aunque no pierdo la esperanza de averiguarlo) quizás la traicionó el inconsciente. Podemos imaginar su razonamiento: "veamos, no puedo nombrar a los comunistas, ¿a quién en su lugar?, ah, claro, a los negros, ¿quién es PERSEGUIBLE si no los negros?".

Isidro dijo...

Hablando de negros:

http://www.webislam.com/?idv=2256

Digno de ver.

Agustín Sanz Andreu dijo...

De momento sólo he visto los primeros minutos, pero promete ser interesante. Muchas gracias por la recomendación.

Isidro dijo...

De nada. Y en dos minutos se puedo leer lo siguiente y decidir qué creer o qué no. )va de negros)
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/CSIC/patrocino/trabajos/racistas/reafirmar/inferioridad/negros/elpepisoc/20101219elpepisoc_2/Tes.

Saludos.

Publicar un comentario

Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)