viernes, 26 de noviembre de 2010

ORGULLO Y ELOGIO DEL ATEÍSMO

por Sarastro

Nuestro amigo de mozartiano nombre nos hace el honor de colaborar en este blog (le instaremos a que no sea la única ocasión) nada más y nada menos que con la intención de propinarnos un vapuleo. Que disfrutéis de la polémica.


Agustín Sanz Andreu, o lo que viene a ser lo mismo, el concreto particular de esta particular Ágora, nos dedicaba hace recientes fechas un interesante, y no por ello menos equivocado, post que ya amenacé con rebatir. Y como uno intenta ser tenido por persona seria y de palabra, heme aquí.

Para mayor didáctica y mejor comprensión, voy a entresacar un par de aspectos, los que se me antojan más llamativos y próximos al dislate de nuestro admirado Agustín.

[…] ser ateo significa, únicamente, no aceptar la hipótesis de la existencia de dioses. Nada más. Es una característica de la persona que no añade a ésta ningún otro rasgo y que es totalmente independiente de sus restantes características. Se puede ser ateo y de izquierdas o ateo y de derechas, ateo y letrado o ateo y analfabeto, ateo y escéptico o ateo y creyente en las pseudociencias y/o lo paranormal... Y ninguno de esos otros rasgos hace que el ateo sea menos ateo. 

¡Pero hombre de dios! La religión, el sentido de la trascendencia, de la vida y de la muerte, a lo largo de los siglos, y quizá desde antes de que en mi querida Cantabria se dedicaran a pintar por las paredes y jodernos las cuevas de Altamira, es algo que marca la forma de pensar, de sentir, de relacionarse, de construir individualidades y colectivos… 
  Creo que excede de los objetivos de este post analizar o, mejor aún, repetir los análisis de señores listísimos que han explicado por qué a lo largo de la historia las creencias o la falta de ellas han provocado que las sociedades, las economías, los regímenes políticos, los niveles culturales etc. hayan estado y aún hoy estén relacionados, precisamente, con la religión.
  ¿Recordamos el neologismo-acrónimo PIIGS? ¿Hace o no hace referencia a los países de tradición más católica? (Grecia, obviamente, no es católica pero entiendo prescindible explicar por qué es comparable). ¡Y ya han caído del todo dos! La misma Grecia y la muy católica isla evangelizada por san Patricio.
  Esto podría parecer una anécdota pero no lo es. Visto el nivel general de «civilización» (espero que en este término también estemos de acuerdo) de los países católicos, de las sociedades católicas en comparación con las protestantes, seguramente podemos dar por razonable el que un protestante luterano (verbi gratia) esté orgulloso de su condición frente a un católico romano u ortodoxo griego. Ser ateo o protestante luterano o hermano de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días o maronita o católico romano ¡es mucho más, es infinitamente más! que ser miembro o no de una de estas confesiones. De ser así, el hecho o convicción religiosa no sería más que una anécdota como lo es ser del Madrid o del Atleti, por más que los hinchas de estos equipos, justamente, afirmen que es mucho más que eso.
  La anécdota de negar la existencia de dios no tendría, de ser ciertos los postulados de Agustín, mayor importancia: «tú eres mazdeísta, yo druso, este ateo y nos vamos de cañas». Bueno, vale, yo me puedo ir de cañas con un mazdeísta, malamente con un druso pero, perdonadme, ni pensamos igual ni razonamos igual ni sentimos igual…
    La diferencia entre los ateos y todos los demás está en algo extraordinariamente importante y que va más allá del nominalismo religioso: ¿admitimos o no admitimos en nuestra vida cotidiana el hecho mágico, irracional, inexplicable? ¿Damos por buenas las cosas porque sí?

¡Pues no!

Y aprovecho esta ocasión para, de la misma manera que afirmo mi sentimiento de superioridad racional sobre los creyentes (¡SÍ! Me siento intelectualmente superior a quienes aceptan convivir con el pensamiento mágico, sea este de la índole que sea), confesar dos aparentes incongruencias con lo expuesto hasta ahora: creo en san Fermín y en los Reyes Magos. Pero esto también sería largo de explicar.

Yo no presumo de ateo, esa es la verdad, pero mi condición de ser racional y que busca modestamente una vida en congruencia con la Razón me obliga a repetir con excesiva reiteración lo de «perdóname, es que soy ateo y tiendo a pensar que las cosas que no entiendo es porque son mentira, por favor, explícate, y si no tienes ni puta idea de lo que me estás contando, me lo dices, que no pasa nada, no te dé vergüenza, pero no me pidas que me crea las cosas de forma acrítica o porque sí». Con médicos, abogados, psicólogos, farmacéuticos, incluso funcionarios o teleoperadores de Vodafone me veo en la obligación de pedir con frecuencia que se me expliquen las cosas o, al menos, se asuma la ignorancia.

Y os voy a contar otro tema personal. Soy varón, padre y soltero, vamos, eso que se llama ahora «familia monoparental». Tengo una hija de siete años recién cumplidos a la que educo en la Razón y el ateísmo. También en el conocimiento y respeto (y exigencia de respeto hacia uno) de las religiones presentes y pasadas. Pero hay un aspecto de su educación en el que ella no puede intervenir porque no es consciente y tardará aún algunos años en serlo. El pilar que sustenta su educación atea, racional, alejada del pensamiento mágico, es un pacto de familia que en casa respetamos escrupulosamente ella y yo, a veces con dificultades: «en esta casa no se dice ni porque sí ni porque no ni porque lo digo yo». Ella, al contrario que yo, es amorosa, dulce, sociable, nada soberbia… y creedme que con muchísima frecuencia ya a su edad y desde su Razón más sensible que intelectual se descojona de la risa cuando ve según qué actitudes mantenidas por sujetos propensos a alguna forma de pensamiento mágico. ¡Cómo no se va a sentir superior!
  ¡Pero vamos a ver! ¿No es lógico que me considere «superior» (aquí entrecomillo a posta para que se me entienda), desde mi amor a la música de Mahler a quienes solo escuchan los Cuarenta… (me corto de escribir algo políticamente incorrecto). ¡Ya está bien de complejos de sustrato cristianoide! ¡Joder! (con perdón). Si hay personas, en todos los aspectos, mejores, superiores a mí, ¿cómo no las va a haber peores?

[…] Finalmente, no pocos ateos deberían comprender que no está justificado reprochar a un creyente el mero hecho de serlo. La creencia religiosa es algo puramente emocional y, como tal, no está sujeta a la voluntad del sujeto: el creyente jamás lo es porque decida serlo. Y, pensándolo bien, tampoco el ateo lo es habitualmente (¿nunca, más bien?) como fruto de una decisión consciente y voluntaria. ¿Existe entonces algún motivo para sentirse orgulloso de ello?

Al creyente se le puede reprochar que afirme creer cosas increíbles; al creyente se le puede echar en cara que no tenga el valor de despojarse de lastres intelectuales inducidos desde el miedo más atroz y se le echa en cara que haga/piense/diga cosas que no tienen, objetivamente, ni pies ni cabeza.
  No debemos criticar a un tonto por el hecho de serlo. Nadie ha elegido ser tonto, como no ha elegido ser alto, bajito u ojizarco. ¿Por qué pues criticamos que un bajito se empeñe en parecer alto y además presuma de ello? (conozco casos). ¿Por qué asumimos con naturalidad que un perfecto imbécil no asuma su condición de perfecto imbécil?
  En esta línea, si un ciudadano es reo de estulticia, ¿qué le vamos a hacer? Pero si no lo es o presume de no serlo, ¿cómo no vamos a poder reprocharle repetir cual papagayo mentiras objetivas enmascaradas en ese absurdo de la religión?

Por otro lado, eso de que la creencia religiosa no está sujeta a la voluntad del ciudadano…, pues como tantas otras cosas. Sospecho que la mayoría de los que nos reivindicamos ateos practicantes fuimos educados católicos. No es infrecuente encontrarse con ateos que dan sopas con honda a curas y meapilas varios en cuestiones teológicas, teosóficas, bíblicas o de historia de la Iglesia. Y es normal. La religión es algo de una importancia capital, tanto cuando se cree en ella como cuando se deja de hacerlo.
  Un amigo mío, algo socarrón, explica que vio la luz del ateísmo por una cuestión de disonancia cognitiva. Como los lectores de este blog son leídos y escribidos, obvio explicar en qué consiste este fenómeno mental. El caso es que este muchacho, llegada su pubertad, empieza a notar picores en la entrepierna que le arrastran a tocarse sin saber muy bien por qué. Comentado el fenómeno en el patio del colegio y tras consultar algunos manuales llega a varias conclusiones, sobre todo a dos: se ha empezado a hacer pajas y esto es pecado de los gordos. Lógicamente, desde su condición de muy creyente se encuentra con que mantener esas prácticas autosatisfactorias asociadas a lúbricos pensamientos hacia sus compañeras de clase le provoca unos cargos de conciencia de padre y muy señor mío. Y solo tenía dos vías, o dejaba de creer en dios o dejaba de hacerse pajas. Ganaron las pajas.
  De todas maneras, el paulatino y volitivo, no lo olvidemos, abandono del pensamiento mágico es duro, precisa de inteligencia, de reflexión y, sobre todo, de gallardía. No es algo que, como parece decir Agustín, ocurra sin querer. En la mayoría de los casos, se llega ahí porque se quiere y esa liberación es para sentirse orgulloso, ¡claro que sí!


Nota del editor: en encuesta realizada a una muestra de cuatro personas, el 75% coincidieron con Sarastro en considerar un “dislate” el artículo criticado y totalmente acertada y oportuna la susodicha crítica, lo cual no les sorprende nada pues conocen de sobra la condición de patán de su autor, la cual les mueve en algunas ocasiones a la risa y en otras al deseo de homicidio. Mientras que el 25% opinaron que, tal como él lo ve, sus afirmaciones y las de Sarastro no se contradicen necesariamente más que, en todo caso, en algún pequeño matiz, de manera que las supuestas objeciones no son realmente tales en lo esencial y que, por favor, le dejemos en paz de una vez, que está intentando descifrar el espantoso subtitulado del último capítulo de “House” que se ha bajado del Cinetube.



24 comentarios:

Isidro Pérez Abella dijo...

Casi me quedo atarantao con la lectura del post.
Sólo una pregunta: ¿qué coño es un ateo practicante?
Y otra cosa: lo que pica son las ladillas. La sarna con gusto no, y los palos con lo mismo saben a almendras.
De la familia de los que debímos reunirnos y denunciar formalmente al nacionalcatolicismo español nacen varias ramas: los agustines, los sarastros (qué verbo tiene el cabrón), los isidros y hasta los mateos (bronquiolos en flor)

Como padre creo que a los hijos se les debe un respeto. Los curas me tocan la polla ( ahora si hay nivel, Maribel) pero a mis hijas igual las duermo con una nana de Camarón (en gloria esté) que con una oración de las bonitas.
¿no le voy a decir a mi hija: bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues sólo un Dios se recrea en tan graciosa belleza? amos, hombre.
¿vivir sin magia? se puede, pero hay que ser varón con v.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Te veo cada vez más suelto, Isidro. Lo cual me encanta; interpreto que empiezas a sentirte como en tu propia casa, y eso me satisface mucho. Para eso estamos.

Responde, Sarastro, responde...

isidro dijo...

lo que pasa, Agustín, es que me estoy "engolfando" un poco con esta especie de toma y daca. Me evade de la realidad. No soy persona de fácil provocación (al haber sido provocador, soy consciente del coñazo que supone), pero mis tendencias adictivas no están del todo controladas. Vamos, que me engancho a un enlucío.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Isidro, he encontrado un poema de Unamuno que desconocía y que creo que apoya claramente aquello que yo afirmaba de que se trataba de un no creyente que deseaba serlo:

ORACIÓN DEL ATEO

Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
y en tu nada recoge estas mis quejas,
Tú que a los pobres hombres nunca dejas
sin consuelo de engaño. No resistes
a nuestro ruego y nuestro anhelo vistes.
Cuando Tú de mi mente más te alejas,
más recuerdo las plácidas consejas
con que mi ama endulzóme noches tristes.
¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan grande
que no eres sino Idea; es muy angosta
la realidad por mucho que se expande
para abarcarte. Sufro yo a tu costa,
Dios no existente, pues si Tú existieras
existiría yo también de veras.

Isidro dijo...

QUé bonito!! Lo desconocía yo también.

Pero es poesía. Yo en eso jamás entro.

Sarastro dijo...

Una serie de vicisitudes de la más diversa índole me impiden dar justa respuesta, meditada y fruto del análisis sosegado a ciertos comentarios pero en cuanto tenga un momento alguno se va a enterar.

Ah, espero, confío y deseo que estéis pasando un estupendo fin de semana.

Isidro dijo...

Tómate tu tiempo , hay precedentes. Un ejemplo:

Un hombre y su hijo nunca habían visto el mar. Cuando lo miraron por primera vez , ambos quedaron absortos y pensativos.
y sostuvieron el diálogo siguiente:

- Pádre qué grande es.!
- Y porque no vemos lo que hay debajo, hijo!

Jorge Iván dijo...

Hola a todos.

Primero quisiera decir que considero una equivoca y muy parcial visión el artículo de Agustín que aquí critica Sarastro.

Pero en el de Sarastro también percibo algunas fallas, o mejor, cosas en las que no estoy de acuerdo.

Antes de decir que características tienen en común los ateos y que actitudes y/o aptitudes se desprenden del ateismo, TENEMOS que hacer claridad en los tipos de ateos, por ahora hago un acercamiento proponiendo dos tipos, el "auto-ateo", educado generalmente como creyente y que ha logrado safarse de esas creencias, por si mismo, o por ideas externas, y el "ateo de nacimiento", que durante su infancia y educación nunca oyó hablar de la idea de dios, y no tiene plena conciencia de las creencias de los demás.

Sarastro dice:
"La diferencia entre los ateos y todos los demás está en algo extraordinariamente importante y que va más allá del nominalismo religioso: ¿admitimos o no admitimos en nuestra vida cotidiana el hecho mágico, irracional, inexplicable? ¿Damos por buenas las cosas porque sí?"

Eso podría ser cierto (aunque parcialmente) para los "auto-ateos", pero para los "ateo de nacimiento" no lo considero aplicable, podrían creer en la magia, o en los fantasmas. Y estos últimos podrían no ser tan cercanos al escepticismo como los "auto-ateos".

Y en cuanto a la expresión "ateos practicantes" (WTF!!!), la repruebo totalmente, y propongo, en vez de esa, "ateo militante".

Por úlitmo quisiera hacer incapie en la aparente posesión de Isidro por parte de algún ser diferente a él (o desposesión, vaya uno a saber) XD !!

Jorge Iván Lozano Morales

PD: A Sarastro una profunda admiración por su labor de padre. Estoy seguro de que si algún día me sucede tal suceso, será receptor de mis más variadas preguntas sobre "paternidad atea" :D

Agustín Sanz Andreu dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices de la "visión parcial y equívoca". Yo incluso añadiría que ciertos argumentos pretenden rebatir cosas que en realidad yo en ningún momento afirmé. Como dijo Ortega en cierta ocasión: "¡No era esto, señores, no era esto!".

De todas maneras, no he entrado ni entro ni sé si entraré en detalles porque casi prefiero dejar que juzgue el lector, como ya has hecho tú.

Sobre "paternidad atea" contamos algo aquí:
http://miagoraparticular.blogspot.com/2010/05/ateismo-para-eloy.html

Sarastro dijo...

A lo que íbamos. Tengo un problema con el castellano. Con frecuencia, ni se entienden mis mensajes ni yo entiendo lo que me cuentan los demás. Reconozco, no obstante, que mi cortedad en el entendimiento es un hándicap causado por ese ateísmo del que estoy tan orgulloso. Por ejemplo, yo escucho "dicen (o 'se' dice) que Rajoy copió en los exámenes para ser registrador de la propiedad" (o que es homosexual o del Albacete, da igual, es sólo un ejemplo). El ciudadano medio entiende este mensaje sin problema alguno, mientras que yo, cazurro como pocos (con permiso de los leoneses del norte) no capto el sujeto elíptico y rápidamente inquiero "¿quiénes lo dicen?" "¡Ah, no sé, se dice!" "pero vamos a ver, ¿tú lo dices?", interrogo a mi interlocutor, "¿a qué sujeto o sintagma nominal sustituye el pronombre 'se'?". "Ah, no sé, a mí no me metas en líos, que yo no tengo ni idea"...

Os podéis imaginar que este tipo de conversaciones las mantengo con frecuencia. En diversas ocasiones, incluso, intentando extraer información de ese ignoto arcano que son los/las teleoperadores/as, confieso que termino por mentir: "le ruego encarecidamente que me disculpe pero es que, aunque tengo buen acento, soy de la parte esta del extranjero y no comprendo muy bien su idioma, ¿tendría la gentileza de explicarse con más claridad?" . ¡Vamos, un drama!
Pero mis dificultades no son sólo comprensivas, también en la emisión de mensajes (a todo esto, la RAE ha dicho que podemos seguir acentuando el adverbio 'sólo' si nos sale de donde le "picaba" al puber del post).

Vayamos con otro ejemplo. Comentaba en el post la disonancia cognitiva padecida por un púber al que le picaba la entrepierna. Y yo, inocente de mí, triste y cuitado, pensaba que el verbo "picar" podía entenderse en el sentido de "ser afectado por una extraña, nueva y desconocida sensación de ignoto hormigueo que atrae de forma casi compulsiva hacia pudenda parte a los extremos de las extremidades superiores en ausencia de prurito o sarpullido". ¡Y me sale Isidro con lo de las ladillas! Como dice mi abuela, "pa una vez que m'arremango, tol culo me se ve".
Si es que no me explico nada bien.

Fijaos si estoy convencido, a pesar de mi ateísmo practicante, en las bondades de la magia como soporte de la ilusión, que declaraba en el post mi creencia y devoción por san Fermín y los Reyes Magos. Y me sale el tocayo del santo más gandul de la historia de la Cristiandad esbozando sus dudas sobre que se pueda vivir sin magia.

Y por cierto, Isidro, ¡¿me vas a hacer explicar qué significa 'ateo practicante'?! Ser ateo es negar la existencia de dios y ser practicante es, en mi caso, por ejemplo, escribir estas líneas.

Y me parece perfecto que cada uno le cante a su hija cercana a los brazos de Morfeo cosas del Camarón ese o que le diga "bendita tú entre todas las mujeres", pero el problema aparece en el momento en que damos por buena la relativización cultural que nos arrastra indefectiblemente a la tiranía del más fuerte.

A mí me gusta "Paquito el chocolatero", adoro la lírica popular del tipo "las mozas de Villalpando tienen el chocho pelao, de subirlo a los arboles (sin tilde) y bajarlo restregao", pero blando afilado sable en la derecha y daga florentina en la izquierda si algún mastuerzo (casi siempre creyente por si acaso) me dice (esto lo tengo yo muy oído) que "Beethoven puede ser bueno para ti y yo pensar que es una mierda".

Y lo del mar ese tan grande... la verdad, entre que soy un hombre muy primario y sólo sé escribir a máquina, andar con mujeres (con putas, eso sí) y beber una copita de anís, y que encima me he criado en, junto a, sobre... el mar, no pillo la metáfora.

Queden ustedes con dios.

Sarastro dijo...

Apostillas... como os decía, llevo un fin de semana y parte de lunes proceloso y me entero de las cosas a medias. No había visto el comentario de Jorge Iván.

Un par de cosas. El uso "ateo practicante" no es ni más ni menos adecuado que otro, simplemente pretende ser contrapunto al bien asentado "católico practicante" o "católico no practicante", no tiene más pretensiones léxicas.

Sobre el pensamiento mágico y el ateísmo, comparto, más o menos, lo que se expone pero los tiros no van por ahí, creo yo. Si desde que uno nace se le educa en la interiorización de que hay cosas que son "por sí", que hay cosas que hay que creerse, sin más y hay realidades que son inaprehensibles para el intelecto, uno convive con esas estructuras mentales y las aplica a distintos y diversos ámbitos de la vida. El ateo, desde mi punto de vista, sea de nacimiento o sobrevenido, tiene de forma natural más tendencia a preguntarse cosas, aunque luego crea en la quiromancia (y mirad que es raro eso).

Agradezco los comentarios laudatorios sobre la paternidad, leeré con atención "ateísmo para Eloy".

Agustín Sanz Andreu dijo...

En mi anterior comentario existe un error. Entendí que Jorge quería decir que la crítica de Sarastro es una "visión parcial y equívoca" sobre mi artículo. En realidad lo que quería decir es que mi artículo es una "visión parcial y equívoca". Aseguro que no hubo mala intención en mi malinterpretación.

Entonces, ahora me tocaría preguntarle a Jorge: ¿por qué lo consideras una "visión parcial y equívoca"?

Anónimo dijo...

Veamos Sasastro.

No sé qué teleoperadores estropearán tus siestas, pero los míos suelen tener excelente dicción.
Ante tanta avalancha (dan tentaciones de ponerla con b) de informaciones y decires que padecemos hoy en dia, uno no puede irse siempre a las fuentes, es obvio, sólo no queda la selección de aquello que nuestro que despierte el interés de cada uno. Si yo oígo de boca de un experto en grafística que Juan Huarte de San
Juan es el fundador de la grafología, o que es en su obra donde por primera vez tal "ciencia" se menciona, pues no me quedo convencido. Me callo, y cuando he exprido el "examen de ingenios para las ciencias" se lo planto en la cara y le digo: eso es mentira. (no lo llamo mentiroso).
La disonancia cognitiva de tu amigo era tan simple (hacerse pajas es pecado, si peco voy al infierno, mejor me retiro de la creencia y me hago pajas) que debería estar en la sección silogismos de esponjiforme. La mayoría de los damnificados por la Iglesia en lo tocante al sexo, nos hizimos pajas sin problema y procuramos pasar lo antes posible a prácticas duales, que no significa hacerse pajas a dos manos sino a meterla en calor ajeno, habida cuenta de que con sólo el calor propio la práctica onanista resulta más aburrida.
Bien es verdad que secuelas quedan, pues el pajerío mental abunda (me incluyo).
Ayer mismo el juez Gustavo Larraz, tras una sentencia de arbitraje soltó la siguiente reflexión: "los ateos que no creen en dios no es que no crean en nada , es que se lo creen todo". Lo sé. Es rebatible. Pero Ya tenemos una edad en la que hay que tener soltura para oir y leer más allá de lo dicho y lo escrito.

¿Me tengo que creer que mi homónimo el santo (habrá varios) era el más gandul de su piso, o me voy a averiguarlo ?. Ni una cosa, ni, de momento la otra. Hay más dias que ollas.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Curiosa afirmación la del juez. Habría que ver su contexto y a qué se refería exactamente. Porque dicho así tal cual parece no tener ni pies ni cabeza. O quizás es que realmente (sin contexto que valga) no tenga ni pies ni cabeza (el juez).

Isidro dijo...

Sigamos. No te confundas con la relativización cultural y las tiranías, las cosas son más fáciles: Vete a conducir al centro del Cairo y lo comprénderás perfectamente. Donde no hay reglas (y si si hay se saltan )... el más fuerte lleva las de ganar pero eso no significa necesariamente que sea un tirano. Ley natural.

Desde luego, con esos cantos a las muchachas de Villalpando...hay cosas que no me extrañan.(a mi me gusta tratarlas con más respeto, será que las he visto de tan hermosísimo cabello que nunca me interesó penetrar con los ojos lo que sólo era penetrable con el alma)
En tiempos de mi padre la gente "creía" (y poco). Años más tarde, la gente paso a "pensar" (incluso a pensar "de que") y ahora la gente opina. Y ya con eso estamos perdidos, porque de ahí surge el "mastuerzo" al que no le gusta betoven . Y en eso de la ignorancia no se salvan ni creyentes ni ateos, no tiene nada que ver.

Y ahora los hijos: si un niño que gatea hace el amago de meter un dedo en un enchufe no le vamos a explicar lo que es la corriente eléctrica, le damos un manotazo y asunto terminao. Y si lo vuelve a hacer le damos dos.
Porque sí. No hay otra.

Una mente relajada no es una mente laxa. Abandonemos ya el "presumir" (ese que conlleva el sufrir) y acunémosnos al son de la román paladino (si, la ), que el que nace sobrevenido muere sosobrellevao o sobreído, y en la semántica de la razón sobran ideas y falta corazón.
Con lo del mar no te esfuerzes sasastro, nos lo quedamos los de secano.

Isidro dijo...

Agustín...lo del juez es televisión.

Sarastro dijo...

Para Agustín e Isidro:

Me voy a permitir reservarme una maldad que suelo contar en privado y que explica de forma fehaciente por qué Alfonso Ussía toca tanto lo que toca, pero voy a citar a su abuelo.

-Mentís.
-¿Qué decís?
-Mentís y vos de vos os reís como yo me río de vos.
-No comprendo qué decís.
-Será porque no querís, está claro vive Dios.
-Siempre fuisteis enigmático y epigramático y ático y gramático y simbólico...Y aunque os escucho flemático sabes que a mí lo hiperbólico no me resulta simpático.


Un saludo cordial a vuesas mercedes

Isidro dijo...

Eso es de "la venganza de Don Mendo".

Agustín Sanz Andreu dijo...

Ya caí en la cuenta. Lo que no sabía es que Ussía fuese nieto de Muñoz Seca. La verdad es que se trata de uno de esos personajes cuya existencia intento ignorar en todo lo posible para ocupar mis neuronas en cosas más valiosas (me refiero al nieto, no al abuelo).

Jorge Iván dijo...

De por dios !!! Por qué comentan tan indiscriminadamente !!?? XD

Ahora no puedo, pero espero que pronto pueda disponer del tiempo suficiente para leer, pensar y refutar todo lo anterior.

Por ahora sólo puedo decir que respecto al primer comentario de Isidro, me he quedado fascinado por la forma en que los modismos pueden hacer ininteligible una opinión, así sea en el mismo idioma !!

Yo, como supondrán no nací en la península ibérica, soy Colombiano. :D Saludos desde este mundo dentro de mi !!

Agustín Sanz Andreu dijo...

¡Déjales que comenten, hombre, déjales! Que esto se anime, aunque sólo sea entre cuatro.

Tienes razón con lo de los localismos. Yo, personalmente, acostumbrado ya a tener interlocutores americanos en diversos foros, blogs o en Facebook, suelo intentar utilizar un español estándar en la medida de lo posible, pero no es fácil. A ver cómo nos va ahora que la RAE está en la tarea de unificar criterios.

Sarastro dijo...

Sólo un apunte (y me sigo reservando la maldad sobre esta familia). Muñoz Seca es el padre del Astracán, Ussía es nieto de Muñoz seca ergo, ¿quién es padre de Ussía?

Isidro dijo...

Lo siento, Jorge Iván. a veces, si contesto un comentario concreto, olvido que lo va a leer más gente.
Aclararé los modismos.

Camarón de la Isla: cantaor ya muerto que es al flamenco lo que maradona al futboll.
"bendita sea tu pureza..." es un trozo de oración que aprendí hace muchos años"
"sarna con gusto no pica" y "palos con gusto saben a almendras" significan que cuando uno quiere hacer algo que le acarrea inconvenientes, lo hace a pesar de ellos y con gusto.

Y ya , en verdad no sé qué más cosas no se entienden, pero encantado de explicar lo que gustes.
Atarantar es un verbo que me parece se usa en Méjico más que en España.

Agustín, Lo de la RAE es tontería, van muy por detrás. Son un poco como los de la caterva vaticana. A mi me gusta el diccionario de uso de Maria Moliner, es más vivo. Pero en gustos...

Jorge Iván , habiendo tantas y tan hermosas cosas que leer yo que tú no perdería mucho tiempo en descifrar opiniones de foros ¿es esto un foro?.
Por lo demás me retiro formalmentede aquí, pues al fin y a la postre ni me interesa mucho el tema ni tengo gran cosa que decir.
Quedo a vuestra disposición.

Agustín Sanz Andreu dijo...

@Sarastro:

Lo voy captando.

@Isidro:

Lo de la RAE era más bien irónico, al hilo de la polémica que están generando sus más recientes aportaciones.

¡Hombre, Isidro, no me hagas esto, no le aconsejes a Jorge que dejes de leernos! Claro que hay cosas mejores (y mucho) pero, bueno, que guarde un hueco para nosotros, que nunca se sabe dónde se puede encontrar algo interesante.

Espero que tu retirada lo sea tan sólo de este hilo de comentarios y no del blog. Ojalá otros temas que vayan apareciendo te puedan interesar más. En cualquier caso, ha sido un auténtico placer y serás bienvenido cuando gustes. Estás en tu casa.

Publicar un comentario

Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)