lunes, 1 de febrero de 2010

SUICIDIO HOMEOPÁTICO MASIVO: TODOS VIVOS Y BIEN, GRACIAS





¿Es la homeopatía un timo? Indudablemente, sí. Esta llamada medicina alternativa se fundamenta en postulados carentes de la más mínima validez científica y que incluso atentan contra la lógica más elemental, además de no haber demostrado nunca su eficacia de la manera rigurosa que es exigible. Sin embargo, increíblemente (el poder del marketing), ha logrado una amplia y sólida difusión, hasta incluso lograr infiltrarse en el ámbito de la medicina oficial: no son pocos los médicos "de verdad" que recetan remedios homeopáticos o las farmacias en que se expiden.

Los supuestos "medicamentos" homeopáticos no son más que placebos carentes de cualquier sustancia activa. Contra el llamado principio de la carga de la prueba, fundamental en la ciencia, han tenido que ser sus detractores quienes se ocuparan de demostrarlo empíricamente. El pasado día 30 se llevó a cabo un intento de suicidio homeopático masivo convocado por la británica Merseyside Skeptics Society, el llamado "evento 10:23". Bajo el lema de la campaña en que se inscribe el evento, "10:23. Homeopatía: no contiene nada", fueron convocados 300 miembros de esta asociación escéptica, junto con representantes de organizaciones de defensa de los consumidores, para reunirse a las 10:23 horas (hora británica) con el objeto de ingerir una sobredosis de medicamentos homeopáticos. Finalmente, fueron muchos más los suicidas a lo largo de diversos puntos de Inglaterra. La sociedad española Círculo Escéptico decidió sumarse a esta iniciativa reproduciendo el experimento en nuestro país exactamente en el mismo momento que los británicos (día 30 de enero a las 11:23, hora española). ¿Cuál era el objetivo de esta acción? Si estuviésemos hablando de medicamentos de verdad, los participantes se expondrían a sufrir los graves efectos de una sobredosis, pero teniendo en cuenta las características de los productos homeopáticos, lo que estaba previsto que sucediese era, sencillamente, nada. Bien, pues el "envenenamiento" se llevó a a cabo y... ¿qué fue lo que ocurrió? Efectivamente (¡oh, sorpresa!): NADA (quizás, en todo caso, los efectos propios de una indigestión de caramelitos). Con ello ha quedado definitivamente probado algo que ya sabíamos y que en realidad ni siquiera era necesario demostrar de esta manera: que la medicina homeopática no produce efecto ninguno, siendo totalmente inocua.

Estamos convencidos de que los adalides de la homeopatía ya habrán preparado una apropiada explicación para este fenómeno que ponga a salvo la validez de sus "teorías" (y sus cuentas corrientes, por supuesto), y también de que esa explicación estará tan plagada de absurdos y de falsedades científicas como todo lo que sostienen.

Como una imagen vale más que mil palabras, los compañeros de Círculo Escéptico nos han dejado testimonio visual del acontecimiento:




Algunos de los amigos ingleses diciendo adiós a la vida.


38 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial prueba sobre la ineficacia y carencia de base científica de la homeopatía.
Aunque sea un tema serio supongo que parodias de la homeopatía como la de este video corto seguro te harán reir.
www.youtube.com/watch?v=ulrHZFnOnny

Agustín Sanz Andreu dijo...

El vídeo cuyo enlace incluyes ya lo conocía. Es genial, como todo lo de estos dos humoristas (hay que ver también sus parodias de escenas bíblicas, por ejemplo). Me sumo a tu recomendación y animo a todo lector del blog a seguir el enlace.

Desde luego que la homeopatía es un problema serio, sobre todo teniendo en cuenta que la gente que recurre a ella deja de lado tratamientos de la medicina científica que sí podrían serles realmente de ayuda. En este sentido, creo que con toda justicia la homeopatía podría ser calificada ni más ni menos que de criminal.

Y que es un tema preocupante lo saben bien en Reino Unido. Que la iniciativa del "10:23" haya partido de allí no es algo casual, pues estamos hablando de un país en el que incluso existen hospitales homeopáticos financiados con dinero público (increíble pero cierto).

Yamato dijo...

El origen de la idea inglesa es algo más complejo. Resulta que el Parlamento Británico está revisando las evidencias acerca de la eficacia de la homeopatía para formular recomendaciones sobre el mantenimiento de su financiación pública (y todo apunta a que va a pedir la supresión). Omito cualquier comparación con lo que ha hecho la Comisión de Sanidad de nuestro propio Congreso para no echarme a llorar.

El caso es que en las sesiones de la Comisión un representante de la compañía Boots, la principal cadena farmacéutica británica, reconoció que no conocía ninguna evidencia sólida que avalase la eficacia de la homeopatía (y las había buscado mucho, recalcó), pero aun así su empresa vendía productos homeopáticos porque el público los demandaba.

La idea inicial de 10:23 era, por tanto, dar a conocer públicamente que "no hay nada en la homeopatía", como dice el lema de la campaña. Por este motivo los actos se llevaron a cabo frente a farmacias de la cadena "Boots".

Por cierto, y muy significativo: en el acto de Londres participó uno de los diputados miembros de la Comisión. Creo que tomó arsénico a 30C ;-)

Saludos de un superviviente de la sobredosis homeopática.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Agradecidísimo por la aportación. Y todo un honor contar en el ágora con un suicida fallido.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Por cierto, teniendo en cuenta el interés que posee el hecho de que aportes un testimonio personal, espero que no te importe que lo compartamos aquí:

http://yamato1.blogspot.com/2010/01/mi-placebocidio-homeopatico.html

Olimpia martos dijo...

Todo "veneno" tomado a muy baja dosis produce el efecto contrario que si se tomara en dosis normal.

Este es uno de los principios descritos por Hanneman, investigador y padre de la medicina homeopática.

Hay malos homépatas como hay malos alópatas (médicos tradicionales). Pero eso no significa que la alopatía o la homeopatía sean malas.

Está claro que si te rompes un hueso no te vas a tomar simplemente un tratamiento a base árnica montana, pero determinadas afecciones "indeterminadas" se curan con homeopatía.

A mí me es indiferente que la gente piense que es un timo o no, yo suelo comprobar las cosas por mí misma y suelo acudir a las fuentes primigenias de todo conocimiento.

Cuando leí el "organon" de " Hanneman", entendí la mitad de la mitad pero algo entendí.
Despúes he leído manuales al unos y he conocido varios homeópatas, algunos unicistas y otros pluralistas.

La homeopátia no es química, es física. De ahí que sea indemostrable la acción terapéutica de unos "remedios" en los que la presencia de "sustancia" se pasa por el arco el número de avogadro.

La evidencia no es siempre tan evidente...(ni falta que hace)

Agustín Sanz Andreu dijo...

Olimpia, divido mi respuesta en dos partes porque no me cabe.

"Todo "veneno" tomado a muy baja dosis produce el efecto contrario que si se tomara en dosis normal."

Falso. Una sustancia narcótica, por ejemplo, no es estimulante a muy baja dosis. En todo caso sería inocua. Te reto a que tomes una dosis mínima de Valium, a ver si te produce el efecto de una anfetamina. Y el problema de la homeopatía es que las dosis de las sustancias activas supuestamente administradas no son bajas, sino inexistentes (atiende a la lectura de la composición de uno de estos medicamentos que realiza uno de los protagonistas del vídeo).

"Este es uno de los principios descritos por Hanneman, investigador y padre de la medicina homeopática."

Desde luego que es uno de los principios descritos por Hanneman. Y no sólo uno de ellos, sino el fundamental en el que se asienta la homeopatía. Y, como he dicho, es falso. Eso ya da una medida suficiente de la fiabilidad de lo sostenido por este individuo.

"Hay malos homépatas como hay malos alópatas (médicos tradicionales). Pero eso no significa que la alopatía o la homeopatía sean malas."

En este argumento falla el aspecto lógico. Porque del hecho de que pueda haber tanto malos homeópatas como malos alópatas tampoco se deriva lo contrario de tu conclusión: que la alopatía o la homeopatía sean buenas. Puede haber malos asesinos o buenos asesinos, pero de ello no concluiríamos "eso no significa que el asesinato sea malo".

"Está claro que si te rompes un hueso no te vas a tomar simplemente un tratamiento a base árnica montana, pero determinadas afecciones "indeterminadas" se curan con homeopatía."

Exacto, tú misma lo has dicho: indeterminadas. ¿Y cuáles son las afecciones indeterminadas que la homeopatía "cura"?: aquéllas que tienen una causa psicosomática sobre la que el efecto placebo puede tener alguna incidencia. ¿Qué es en realidad una afección "indeterminada"? Eso no existe. Una afección es o la afección X, o la Y o, en todo caso, una que no se ha conseguido diagnosticar pero que aún así alguna en concreto será. Tanta vaguedad resulta como poco sospechosa. ¿O quieres decir que los homeópatas ni siquiera son capaces de diagnosticar? ¿Cuando vas a su consulta te dicen "no sé lo que tiene usted, es algo indeterminado, pero esto le va a curar"? Entonces son aún más charlatanes de lo que yo pensaba, y sus pacientes más ingenuos.

"A mí me es indiferente que la gente piense que es un timo o no, yo suelo comprobar las cosas por mí misma y suelo acudir a las fuentes primigenias de todo conocimiento."

A mí no me es indiferente en absoluto. Por la razón que sea no me resulta indiferente que gente ingenua y en ocasiones desesperada sea estafada sin ningún escrúpulo a veces incluso con riesgo para su salud, ni que se emplee dinero público en financiar una patraña (siendo precisamente este ultimo caso lo que motivó la acción "suicida" de la que aquí hablamos).

Y, por otra parte, no has acudido a las fuentes primigenias, has acudido a la biblia Hanneman, cuando cualquier manual básico de química o fisiología te hubiera bastado para comprobar no la veracidad, sino la falsedad de la homeopatía. Esa es la fuente primigenia en este caso.

"Cuando leí el "organon" de " Hanneman", entendí la mitad de la mitad pero algo entendí.
Despúes he leído manuales al unos y he conocido varios homeópatas, algunos unicistas y otros pluralistas."

No entiendo lo que este comentario puede aportar en defensa de la homeopatía ¿Qué prueba?

Agustín Sanz Andreu dijo...

"La homeopátia no es química, es física. De ahí que sea indemostrable la acción terapéutica de unos "remedios" en los que la presencia de "sustancia" se pasa por el arco el número de avogadro."

Esto deberías aclararlo. La homeopatía consiste en la supuesta administración de unas determinadas sustancias químicas, y hace referencia a un supuesto comportamiento del agua (su "memoria") de carácter químico. ¿O es que la homeopatía entiende por "química" algo distinto a lo que el resto de la humanidad? ¿Y en qué área de la física se incluye: mecánica, cuántica, electromagnetismo, termodinámica, óptica...?


"La evidencia no es siempre tan evidente...(ni falta que hace)"

Dices que es indemostrable su acción terapéutica, y que no hace falta evidencia. Creo que esto, quizás a tu pesar, nos lleva al meollo de la cuestión. ¿De qué se trata entonces? ¿De una cuestión de dogma, de fe? La homeopatía pretende pasar por científica, y no cumple los requisitos exigibles a una teoría científica según tus propias afirmaciones. Si se trata de una especie de religión de la que eres creyente, ningún inconveniente por mi parte; es tu problema. Lo que sostenemos sus detractores es que es una pseudociencia, es decir, algo que pretende pasar por científico sin serlo. Y tú lo confirmas al decir que no requiere evidencia ni es necesario demostrar sus hipótesis.

Esto último resulta corroborado por el hecho de tu ceguera (debida a tu fe, supongo) ante la evidencia absoluta e irrebatible proporcionada por el "suicidio homeopático". Te recuerdo lo sucedido, es tremendamente sencillo: una persona ingiere, por ejemplo, una caja completa de somníferos homeopáticos y no padece ningún efecto. Es decir, resultan inocuos. Y si lo son en este caso, también lo serán cuando se los administre el paciente de un médico homeópata que paga una pasta por la consulta, ¿o no? ¿Por qué serían inocuos en el primer caso pero no en el segundo (obviando el efecto placebo, claro)? Dices que la eficacia de la homeopatía no necesita demostrarse. Bien, en cualquier caso alguien se ha tomado la molestia de demostrar su ineficacia. La pelota se encuentra en el tejado de los defensores de la homeopatía. Ofrece entonces una explicación del fenómeno puesto en evidencia por el suicidio homeopático, cosa que no haces en tu comentario. Una postura de fe no nos sirve, como personal e intransferible que es.

Independientemente de nuestras discrepancias al respecto de este tema en particular, te agradezco que hayas recalado en mi blog y que te hayas tomado la molestia de comentar en él. Espero que encuentres aquí otros temas de tu interés y que vuelvas a visitarnos. Un placer dialogar contigo. Saludos.

Olimpia Martos dijo...

Fé? ninguna. Nisiquiera en lo demostrable científicamente, habida cuenta de que tales demostraciones en lo tocante a las enfermedades se basan en la estadística. Los protocolos médicos de actuación son estadística pura.
En verdad nisiquiera he visto el vídeo, es de cajón que no pasaría nada.
Las dosis homeopáticas no son inexistentes son infinitesimales, (dinamización) y por tanto idetectables.
Es cierto que gente desesperada y deshauciada es blanco fácil de timo. Pero eso no convierte a todo homeópata en un charlatán. Es muy loable tu preocupación por la integridad de la gente, pero puestos a elegir , antes lucharía yo contra el sistema mundial financiero que contra la homeopatía o la medicina china. (pero bueno, eso ya va en gustos. (y si hablamos de laboratorios....)

Lamento no haberme explicado bien de entrada. no es que que todo veneno tomado a baja dosis tenga el efecto contrario al que se pretende El principio sería "lo semejante se cura con lo semejante".
Las señales y los síntomas de una enfermedad no son la enfermedad en sí, sino los indicios confiables de su curación (chappell).

De todas formas no domino el tema lo suficiente como para exponer con contundencia y seguridad argumenteos cuya base se me escapan.
Por cierto, todos los homeópatas son médicos.
(y los que no son como los curanderos, igual de ilegales).

Vivimos en un mundo de soberbia científica infinita, insisto en que carezco de "fés" religiosas o de otra índole,y no creo padecer ninguna ceguera, simplemente me gusta probar cosas.
A este blog he llegado como a todos por pura casualidad.
Por cierto, no me gustó la película Agora.
Y bueno, un placer en la discrepancia, así da gusto.
Volveré.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Vuelvo a responder en varias partes. Perdón por la extensión.

"Fé? ninguna. Nisiquiera en lo demostrable científicamente, habida cuenta de que tales demostraciones en lo tocante a las enfermedades se basan en la estadística. Los protocolos médicos de actuación son estadística pura."

La aceptación de algo sin requerir evidencia a favor e incluso negando la evidencia en contra, o el manifestar que no se requiere su demostrabilidad, no se puede calificar sino de fe, aunque el concepto te disguste.

La aceptación de lo demostrable científicamente no es una cuestión de fe, sino de racionalidad.

Los conocimientos de las ciencias naturales, entre ellos los de la medicina, se basan en el método hipotético-deductivo, no en la estadística (en eso se basan más bien algunas ciencias humanas, que es otra rama). Desde luego, todo conocimiento científico es probabilístico (quizás a eso te refieres cuando dices lo de "estadística"), pero ello no lo convierte en menos fiable. Sencillamente, es la manera de verificar hipótesis que el ser humano ha descubierto como más válida, y que la homeopatía no cumple (aunque, según tú, ni tiene por qué, vete a saber por qué merece esa consideración especial).

Agustín Sanz Andreu dijo...

"En verdad ni siquiera he visto el vídeo, es de cajón que no pasaría nada.
Las dosis homeopáticas no son inexistentes son infinitesimales, (dinamización) y por tanto idetectables."

No es necesario que hayas visto el vídeo, pero espero que al menos estés informada acerca de en qué consistió la acción del "suicidio homeopático", porque si no tendré que concluir que estás debatiendo sin conocimiento de causa y por tanto sin elementos de juicio.

Si no quieres verlo (tampoco entiendo por qué, ¿quizás temor a ver en peligro tus creencias?), yo te lo cuento: en la composición de uno de estos medicamentos que lee uno de los que intervienen en el vídeo, dice "cada dosis de un gramo contiene sacarosa en 0'85 gramos y lactosa en 0'15 gramos". Suma: 100%, o sea, eso es todo lo que contiene. No dice, componente homeopático X: 0'00000000000001%. Así que no se trata de una dosis infinitesimal, sino inexistente. O eso, o el fabricante de ese medicamento está transgrediendo la ley al ocultar uno de los componentes de su producto, lo cual ya sería motivo suficiente para denunciar públicamente estos productos.

De todas maneras, lo que aquí se intentó, y se consiguió, demostrar, no es que las dosis homeopáticas sean indetectables (por lo tanto tu objeción no objeta a nada), sino que los medicamentos homeopáticos son inocuos. Esto nos devuelve al hecho de que no respondes a la cuestión fundamental: ¿cómo explicas el fenómeno que se pone aquí de manifiesto? En que es de cajón que no pasaría nada estamos de acuerdo, y bien lo sabían todos los participantes, puesto que se prestaron al experimento. Pero ¿por qué no pasó nada?, te vuelvo a preguntar.

Agustín Sanz Andreu dijo...

"Es cierto que gente desesperada y deshauciada es blanco fácil de timo. Pero eso no convierte a todo homeópata en un charlatán."

¿Por qué no? No veo cómo lo segundo se deduce de lo primero.

"Es muy loable tu preocupación por la integridad de la gente, pero puestos a elegir , antes lucharía yo contra el sistema mundial financiero que contra la homeopatía o la medicina china. (pero bueno, eso ya va en gustos. (y si hablamos de laboratorios....)"

Aquí incurres en la demagogia. Pretendes hacer ver que me preocupo por cuestiones que sugieres como secundarias (si bien yo creo que no lo son) mientras dejo de lado otros problemas más esenciales. El sistema mundial financiero o la política de las farmacéuticas también me preocupan. Pretender deducir que del hecho de que me preocupe la homeopatía no me preocupen también otras cuestiones es una falacia, ¿o acaso una cosa ha de excluir necesariamente la otra? Por otro lado, tu referencia última y como de pasada a los laboratorios es muy significativa. La mayor parte de las personas que recurren a las "medicinas alternativas" lo hacen desencantadas por el funcionamiento de la medicina oficial. Sin embargo, esto es un error lógico: que la medicina oficial tenga defectos (que los tiene, y muchos) no convierte en válidas a las medicinas alternativas.

"Lamento no haberme explicado bien de entrada. no es que que todo veneno tomado a baja dosis tenga el efecto contrario al que se pretende El principio sería "lo semejante se cura con lo semejante".
Las señales y los síntomas de una enfermedad no son la enfermedad en sí, sino los indicios confiables de su curación (chappell)."

¿Lo semejante se cura con lo semejante? ¿Quieres decir que puedo curarme una quemadura aplicándome en la piel ácido sulfurico (quizás en dosis infinitesimal)? Esa idea que expones es en realidad un principio elemental del pensamiento mágico-anímico presente en infinidad de culturas, como la antropología tiene bien documentado. Lo que es vergonzoso es que la adoptara un supuesto científico contemporáneo como Hanneman.

"De todas formas no domino el tema lo suficiente como para exponer con contundencia y seguridad argumenteos cuya base se me escapan.
Por cierto, todos los homeópatas son médicos.
(y los que no son como los curanderos, igual de ilegales).

Vivimos en un mundo de soberbia científica infinita, insisto en que carezco de "fés" religiosas o de otra índole,y no creo padecer ninguna ceguera, simplemente me gusta probar cosas."

La auténtica ciencia jamás es soberbia, pues es antidogmática y está siempre dispuesta a revisión y autocrítica. Por eso avanza al ser sustituidas vielas teorías por otras nuevas. La que resulta soberbia es una disciplina que se niega a necesitar ser demostrada y que no admite evidencia en contra, como parece ser el caso de la homeopatía. De hecho, la ciencia funciona probando cosas, como dices tú. Lo que ocurre es que aquéllas que se demuestran como falsas las descarta.

"A este blog he llegado como a todos por pura casualidad.
Por cierto, no me gustó la película Agora.
Y bueno, un placer en la discrepancia, así da gusto.
Volveré."

Ya supongo que llegarías por casualidad; suele suceder. El nombre del blog no tiene nada que ver con la película, que a mí tampoco me gustó demasiado. La palabra "ágora" no la ha inventado Amenábar (se trata de un concepto que es más bien un tópico entre los que nos dedicamos a la filosofía), pero tu suposición es comprensible; es lo que tiene que él sea más popular que yo.

Espero que vuelvas. Gracias por tu atención.

olimpia martos ruiz dijo...

Estimado Agustín: Si estuviera en tu lugar indudablemente tomaría Lachesis.
La potencia no te la sabría decir, pero con 30 irías bien. Los tres primeros dias en seco ( 3 veces al día, una o dos bolitas bajo la lengua) y después te haces un plus y a discrección.
Te lo digo con todo el cariño del que una desconocida es capaz (a vecces puede superar el de un amigo). Ya sé que no lo harás pero yo no puedo sustraerme a la evidencia.
Gracias a tí por tu inmerecida atención.

¿lachesis?....sí, definitivamente, y alguna flor de bach, pero con eso hay que tener más cuidado, revuelve demasiado el ánimo.

olimpia martos ruiz dijo...

Ah! y el comentario anterior no es menester que lo publiques, es más bien de orden privado.

Por cierto , si un alumno te preguntara: "profesor ¿porqué las uvas con queso saben a beso?"

¿le contestarías que es porque rima?

Agustín Sanz Andreu dijo...

No sé muy bien como interpretar esta última intervención.

Hay dos posibilidades: o es una humorada a costa de tus propias convicciones, o es un sarcasmo malintencionado.

En el primer caso te felicito, pues demuestra sentido autocrítico y una capacidad de no tomarse excesivamente en serio a uno mismo que en este blog es muy valorada.

En el segundo caso, demostraría un recurso evasivo ante la incapacidad para argumentar, y por lo tanto el fin de mi interés en dialogar contigo.

Espero sinceramente que se trate de lo primero.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Evidentemente, en mi último comentario me refería no al último tuyo, sino al penúltimo. El que ha sido realmente el último parece ser el que lo resuelve todo. ¿Por qué me adviertes de no publicar el anterior?, ¿por qué lo planteas como privado (llegaste demasiado tarde, además)?

¿A qué viene ese último comentario? ¿Ya no tienes nada que decir acerca de la homeopatía? ¿Se acabaron los "argumentos"?

Uvas con queso... ¡qué asco!

Agustín Sanz Andreu dijo...

Amiguitos, habéis sido testigos de la lección fundamental sobre el debate con la irracionalidad: el que no insulta (que no ha sido el caso, y es de agradecer), acaba evadiendo el diálogo.

Ya lo dice House en la ilustración incluida en este blog: "Si pudieras razonar con gente religiosa (o con creyentes en las pseudociencias, que para el caso es lo mismo) no habría gente religiosa".

olimpia martos ruiz dijo...

Vaya por dios, me lo temía.

Vamos a ver Agustín, ya he dicho hace dos o tres correos, que no, que no tengo conocimientos suficientes para argumentar a favor de la homeopatía. Y también he dicho que me es indiferente lo que la gente piense. No me declaro defensora de nada, ni tan siquiera de lo cientificamente demostrable.
Me permito dudar y me gusta probar, y saco mis propias conclusiones.
La ciencia es una tiranía a veces , soy lo suficientemente mayor y he visto bastantes cosas como para creerlo así.
Por supuesto ni me tomo en serio las tres cuartas partes de la vida (incluyéndome) ni me molesto en discutir.
Si te empeñas en atribuirme las cualidades de ciega, fanática ,ignorante e irracional, que lo haces, pues qué le vamos a hacer.
Si yo tengo una tos irritante, nerviosa y molesta que me impide dormir, no tomo codeína porque me coloca y me marea, tomo homeopatía y ya está. ¿que es placebo? yo sé que no, pero si un doctor dice que es placebo yo le diré : lo que usted diga, y se acabo la historia.
¿me explico?
Si alguno de mis hijos se parte un brazo, voy a que le reduzcan la fractura, lo escayolen, y después me encargo de administrarle árnica y pañitos de agua con caléndula disuelta.
Y me es indiferente que el listo de turno mire con la altivez , el desprecio y hasta la condescendencia del que cree saberlo todo.

Hace mucho tiempo que decidí no discutir.

Tu recurrencia a ridiculizar no solo lo que digo sino lo que reconozco que no soy capaz de decir es un tanto...curiosa.

Lachesis viene bien para la verborrea, para la susceptibilidad y para el afán de quedar por encima.

No he advertido que no publicaras el antepenúltimo correo simplemente porque cuando se me ha ocurrido ya lo había enviado. ¿a qué o a donde llego tarde?

En ningún momento he hablado aquí, para amiguito alguno, es más, me olvidaba de que esto es publico. Es lo que tiene no tener mentalidad de bloguero ni escribir para el público.

O también puede que sea que soy demasiado mayor.

No hagas ascos a la comida nunca, de verdad, eso está muy feo, no le pega a un señor profesor de filosofia. Y no te frustres si la altura de tus razonamientos no se ve acorde con el de alguno de tus interlocutores.

A mí también me gusta mucho House, pero te recuerdo que es ficción y a los guionistas empezó a írseles la oya a partir de la tercera temporada. Y mucho.

El no ser insultado no creo que sea de agradecer, es lo menos que uno tiene derecho a esperar.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Ciertamente, yo también me lo temía. Esto es lo que suele suceder.

Lamento que te hayas sentido molesta por lo que no era más que el intento de mantener un debate bienintencionado, lo cual es una de las metas de este blog. Te recuerdo que has sido tú la que que ha intervenido aquí por propia iniciativa y ha comenzado el diálogo. Parece ser que el hecho de que se te presenten argumentos en contra de tu postura lo interpretas como "altivez", "desprecio", "condescendencia" y "recurrencia a ridiculizar". Cualquiera que repase el hilo de comentarios podrá comprobar que en todo momento me he mantenido en los términos legítimos de un debate racional. Si eso te molesta sólo puedo entender que lo único que esperas es que te den la razón sistemáticamente. También te recuerdo que has sido tú la primera en recurrir al sarcasmo. En realidad, tu proceso en el diálogo ha sido el habitual: intentar presentar argumentos y, cuando estos son desmontados por tu interlocutor, recurrir a alusiones personales y acusaciones infundadas para intentar invalidar con ello su posición (falacia ad hominem, se llama eso). Insistes en que no te gusta ni quieres discutir (aunque aquí estás), como si eso fuera algo digno de encomio, y dando a entender que yo poseo el defecto de querer hacerlo. Pues bien, ese planteamiento es todo lo opuesto al espíritu de este blog. Aquí lo que se considera como positivo es precisamente el debate de las ideas, la confrontación de opiniones, porque consideramos que es la vía para el aprendizaje, el enriquecimiento personal y el avance en todos los aspectos individuales y sociales. Que no te importe lo que la gente piense o que no te guste discutir, cosas que tú pareces presentar como algo que debería ser admirable, son cosas que aquí nos parecen sumamente negativas, para el propio individuo y, en el caso de que se den de manera generalizada, para la sociedad. De hecho el principal objetivo de este blog es animar al pensamiento y al debate racional de las ideas.

¿"Verborrea"? ¿Cómo si el uso de la palabra fuese algo a reprochar? El lenguaje es el medio que tenemos aquí para desarrollar las ideas. Supongo que acusarías de verborrea a cualquier autor de un libro de más de diez páginas.
¿"Susceptibilidad"? ¿La de quien acaba optando por cerrar el debate como has hecho tú al sentirse atacada?, ¿la de quien interpreta como intentos de ridiculización lo que no son sino argumentos?
¿"Afán de quedar por encima"? ¿Así interpretas el hecho de que te lleven la contraria? Si lo que quieres es que te regalen los oídos, me temo que no es éste el lugar apropiado.

Agustín Sanz Andreu dijo...

En realidad, lo sucedido aquí es algo tan común y estereotipado que incluso ya le dedicamos un entrada del blog:

http://miagoraparticular.blogspot.com/2010/04/todas-las-opiniones-son-respetables.html

Agustín Sanz Andreu dijo...

Me parece interesante hacer una recapitulación.

Estábamos debatiendo sobre la validez de la homeopatía.

Yo te he acusado, efectivamente, de irracionalismo porque, desde mi punto de vista, es lo que define tu posición. Tú me has acusado de cientifismo porque parece ser, desde tu punto de vista, lo que define mi posición. Ninguna de ambas acusaciones deben ser tomadas como un ataque personal porque se mantienen en el plano del debate de las ideas. Yo no me he ofendido sino que he pretendido rebatirlo con argumentos. Tú al parecer sí te has ofendido. Y, como consecuencia, has dejado de lado el tema del debate para pasar al plano personal (el asunto de los mensajes privados, que no comprendo qué sentido pudieran tener en este caso), recurriendo claramente al tonillo sarcástico (lo de "el listo de turno", "señor profesor de filosofía", etc.) y al intento de ofender, porque si te parece que no hay intención de ofender en los adjetivos que me has aplicado o... ¡en recomendarme que me medique!. ¿Cómo hubieras visto que yo te hubiera enviado un mensaje privado recomendándote un tratamiento contra la neurosis, la cual muchos interpretan que afecta a quien cree en ciertas ideas irracionales?

Como ya dije, aquí estamos para debatir y en disposición de que cualquier idea sea sometida a crítica (las primeras, las sostenidas por este blog). Pero siempre y únicamente desde la razón y la argumentación. Eso es lo que nos define y lo que llevamos a gala. Quien no esté dispuesto a hacerlo, es muy libre de no participar. Si vuleves a tener esa disposición, como parecían reflejar tus primeros comentarios, serás siempre bienvenida.

olimpia martos ruis dijo...

Su HTML no es aceptable: Must be at most 4,096 characters
Pos vaya.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Te aseguro que no es ningún sabotaje por mi parte.

Esto sucede cuando el texto es demasiado largo. A mí me suele pasar, dada mi verborrea habitual :). Divídelo en varios comentarios.

olimpia martos ruis dijo...

Esto de la internet nunca te deja expicar las cosas. Unna hora atando cabos para que me diga que he puesto más letras de las permitidas. anda que...

en fin.
en pocas palabras :
estábamos debatiendo sobre la validez de la homeopatía hasta que me dí cuenta de que tu lo que debates es la demostración cientifica de la validez de la homeopatía.
Obvio que son cosas distintas.
de lo demás paso ya porque coño!! una hora escribiendo pa ná, pos no.
Ojalá fuera neurótica agustin, eso me salvaria de las psicosis. En cualquier caso a mí no me molestas.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Creo que entiendo lo que te ha pasado. Has escrito en el recuadro de comentarios un texto extenso que te ha llevado un buen rato y esfuerzo y cuando le has dado a enviar te ha devuelto el mensaje de no admitido... y adiós al texto. ¿Jode, verdad? Lo sé por propia experiencia. Espero que me permitas un consejo dado con la mejor intención: la próxima vez no escribas directamente en el recuadro de la página, sino en un archivo de texto. Y desde ahí lo copias. Si no te entra, tienes un fallo en la conexión, etc., siempre conservarás el texto en el archivo y podrás volver a intentar insertarlo cuantas veces necesites.

Un saludo.

olimpia Martos Ruiz dijo...

No jode, disuade!!!

olimpia martos ruiz dijo...

Agustín : esto es lo que yo tomo para la tos. También se lo doy a mis hijos. No quiero hacer propaganda, tan sólo exponer limpiamente lo que es.
Si estas pastillas (que los homeopatas unicistas no recomendarían nunca porque ellos consideran que a un mal, un remedio) no contuvieran más que azucar...¿de verdad se molestaría alguien en fabricarlas?
Verdaderamente , si así fuera ...pues nada, otro palo para mi cordura.





GRIPP HEEL ®
Gripe, resfrios.

Comprimidos sublinguales
Reg. I.S.P. N° H-1088/07

Composición: Cada comprimido sublingual contiene: Aconitum napellus D4 120 mg; Bryonia crética D4 60 mg; Lachesis mutus D12 60 mg; Eupatorium perfoliatum D3 30 mg; Ptiosphorus D5 30 mg. Como excipientes: Estearato de magnesio y Lactosa. Elaborado conforme a las normas de la Farmacopea Alemana (HAB).

Indicaciones: Coadyuvante en el tratamiento de estados gripales.

Contraindicaciones: No administrar en caso de antecedentes de alergia al medicamento o algunos de sus componentes.

Observaciones farmacológicas y clínicas:

Aconitum napellus (acónito): Enfriamiento. Gripe. Fiebre con piel caliente y seca. Neuralgias. Reumatismo inflamatorio.

Bryonia crética (brionia): Inflamación de todas las serosas. Tos al entrar en una habitación caliente. Sed. Dolores reumáticos.

Lachesis mutus (serpiente surucucú): Acumulación de mucosidades como por ejemplo, en bronquitis congestiva. Sensación de globo. Amigdalitis con tumefacción rojo azulada.

Eupatorium perfoliatum (eupatorio): Resfriados y estados gripales con dolores de miembros. Tos con dolor desgarrador en pecho y cabeza.

Phosphorus (fósforo): Medicamento para afecciones parenquimatosas. Bronco-neumonía. Laringitis con ronquera.

Vía de administración: Oral. Sublingual.

Dosificación: En general, dejar disolver lentamente bajo la lengua 1 comprimido, 3 a 5 veces al día, hasta por 7 días consecutivos. En casos agudos se puede administrar 1 comprimido cada 15 minutos durante un periodo máximo de 2 horas.

Presentación: Envase con 50 comprimidos.

Condiciones de venta: Venta directa en establecimientos tipo A y B.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Alguien entendido en farmacia podría opinar sobre la posible eficacia de este medicamento, y yo no lo soy, y no soy capaz ni siquiera de identificar las sustancias que lo componen. Pero... ¿esto es un medicamento homeopático? Lo digo porque... ¿120 mg., 60 mg., 30 mg.,...? ¿Dónde están las famosas diluciones infinitesimales que establece el canon de la homeopatía? No dudo que te lo recetara un médico autocalificado como homeópata, o incluso que en su envase, quizás, aparezca el calificativo de medicamento homeopático, pero no parece un medicamento que encaje en absoluto con lo que predica la homeopatía. A ver si va a resultar que ni siquiera aquellos que adoptan la etiqueta de homeópatas practican la homeopatía (y quizás se pongan ese nombre porque suene bien de cara a cierto público y por lo tanto resulte rentable).

En principio no puedo criticar este medicamento en cuestión (aun sin tener conocimiento de si es eficaz o no) porque no dispongo de evidencia en contra ni me consta la ausencia de evidencia a favor (no tengo inicialmente motivos para suponer que no ha sido testado adecuadamente, por ejemplo, aunque no sepa si lo ha sido o no). Es decir, en mis actuales condiciones de conocimiento no me puedo posicionar al respecto. Sin embargo, sí existe evidencia en contra de los medicamentos homeopáticos (los reales, vaya) así como consta la ausencia de evidencia a favor. Y eso es lo que me lleva a posicionarme al respecto.

Yo te cuento otro caso. Tengo un amigo que padecía un muy serio problema de degeneración osea. El especialista habitual no le ofrecía ninguna solución y acudió a un homeópata. Y éste le curó de inmediato, pero ello en ningún momento me ha dado ningún indicio para confiar en la homeopatía. ¿Por qué? Porque el homeópata en cuestión no aplicó a mi amigo un tratamiento homeopático... sino dietético. Este médico, que no sólo era homeópata sino también médico-médico (por decirlo de alguna manera, ya me entiendes), no utilizó los recursos de la homeopatía, sino de la medicina tradicional (sencillamente supo utilizarlos mejor que el otro patán que le trataba con anterioridad; sencillamente debía de ser mejor médico).
Quizás ahora puedas decir: bueno, ¿y qué problema hay?, después de todo lo que importa es que le curó, ¿qué más da qué etiqueta se ponga el médico? Pues el problema es que mi amigo pagó una pasta importante por un tratamiento (de lo cual, desde luego, en absoluto se arrepiente) que perfectamente podría haber encontrado en la sanidad pública; si no lo encontró fue simplemente porque no tuvo la fortuna de dar con el médico adecuado, pero de la misma manera que podría no haber dado con él si hubiera decidido acudir a otro homeópata en lugar de a ese en particular. ¿Qué pagó en realidad mi amigo? Lo mismo que quien compra unas Adidas: la marca, no el producto en sí. Pagó de más por el mero hecho de que en la placa del médico ponía "homeópata". ¿No es esto fraudulento?

Y esta pregunta que haces...

"Si estas pastillas (...) no contuvieran más que azucar...¿de verdad se molestaría alguien en fabricarlas?"

...me parece, sinceramente, bastante ingenua (y espero que no te lo tomes como que quiero ridiculizarte, quedar por encima, etc., etc.). Creo que la molestia que una empresa se toma en fabricar un producto no depende nunca de su calidad o eficacia, sino del hecho de que lo puedan vender. Si un estudio de mercado les dice que van a sacar beneficios fabricando píldoras de azúcar... ¡por supuesto que las fabricarán!

Puesto que ya sé que es algo que no te agrada, te pido disculpas por la extensión de mi respuesta.

olimpia martos ruiz dijo...

No sé qué es D (tiene que ver con la potencia de disolución).
Los homehópatas que conozco son todos medicos. Me parece que eso está reglado, no se puede ejercer la homeopatía sin una lincenciatura en medicina.
¿desde cuasndo la dieta cura una degeneración Osea?
Yo conozco a un señor jóven que deshauciado por los médicos, se curó un cancer de pulmón a base de semilla de lino y queso freco mas no sé que proteína.
¿no es alucinante?.
Me parece maravilloso.
¿tú sabes lo que la Seguridad social paga , por ejemplo, por un tratamiento contra el VHC cuando sólo la mitad de los enfermos negativizan el virus? El enfermo no lo paga, lo pagamos todos.
Soy ingenua por naturaleza, pero de verdad me cuesta creer mucho que se fabrique azucar con agua y se ponga Bryonia, por ejemplo. No lo veo.

Agustín Sanz Andreu dijo...

"No sé qué es D (tiene que ver con la potencia de disolución)."

Yo tampoco sé lo que es, pero buceando en Internet (mira que me estás dando faena) he encontrado que aparece también en la composición de medicamentos convencionales. Algún significado farmacológico tiene, pero no parece que sea propio de la medicina homeopática.

"Los homehópatas que conozco son todos medicos. Me parece que eso está reglado, no se puede ejercer la homeopatía sin una lincenciatura en medicina."

En ningún momento he dicho lo contrario. Cuando he dicho lo de "médico-médico" me refería a uno que sólo practicase la medicina convencional. Al menos en ese aspecto, que no en otros, nuestra legislación es lo suficientemente razonable.

"¿desde cuasndo la dieta cura una degeneración Osea?"

He de reconocer que no sé si se trataba exactamente de tal tipo de dolencia. Lo que sé exactamente es que este muchacho en ocasiones se moría de dolor, perdía totalmente la movilidad y le auguraron que en unos años iría en silla de ruedas, así como que su problema tenía que ver con su sistema oseo. Mis inexistentes conocimientos en medicina me impiden asegurar que este cuadro corresponda exactamente a algo diagnosticable como "degeneración osea". Use esa expresión únicamente por ser sintético y porque tampoco resultaba relevante, para el objetivo de mi argumentación, de qué dolencia concreta se tratase .

"Yo conozco a un señor jóven que deshauciado por los médicos, se curó un cancer de pulmón a base de semilla de lino y queso freco mas no sé que proteína.
¿no es alucinante?.
Me parece maravilloso."

Sí, a mí también.

"¿tú sabes lo que la Seguridad social paga , por ejemplo, por un tratamiento contra el VHC cuando sólo la mitad de los enfermos negativizan el virus? El enfermo no lo paga, lo pagamos todos."

Y, como lo pagamos todos, también el enfermo. No veo que esto objete lo que yo decía. ¿Mi amigo se rascó más el bolsillo por su tratamiento "homeopático" que por uno debido a la sanidad pública o no? Creo que es indudable que sí. El primero le costó X (un X bastante elevado) que extrajo de su cuenta bancaria y el segundo le hubiera costado una menor cantidad que de todas maneras ya estaba cotizando como todo hijo de vecino.

Por otra parte, personalmente no entiendo que el hecho de que sólo la mitad de los enfermos respondan a un tratamiento sea una objeción para que ese tratamiento se financie con dinero público, ni aunque sólo fuera la cuarta parte... ¡bienvenidos sean ese porcentaje y esas vidas salvadas! Dinero bien empleado.

"Soy ingenua por naturaleza, pero de verdad me cuesta creer mucho que se fabrique azucar con agua y se ponga Bryonia, por ejemplo. No lo veo."

Sigo sin entender por qué no lo ves. ¿No has visto nunca la teletienda?, ¿la cantidad de productos absolutamente inútiles que se fabrican por la única razón de que hay alguien dispuesto a comprarlos?

Agustín Sanz Andreu dijo...

Por hablar de otra cosa (y echar más leña al fuego, si es el caso). Sospecho que el medicamento que reportas entraría más bien dentro de lo que se conoce como medicina naturista. En general, el problema con las llamadas medicinas alternativas, incluido el naturismo, es que se venden ofreciendo expectativas que las sobrevaloran. El problema es que su eficacia es limitada. Por supuesto que hay hierbas que relajan, alivian el dolor de estómago o alivian la tos. Yo mismo he tomado valeriana en ciertas etapas de mi vida para conciliar el sueño, pero si hubiera tenido un auténtico problema de insomnio no me hubiera servido de nada, y hubiera tenido que recurrir al Valium aun con toda la prudencia que aconsejan sus contraindicaciones. Quien muestra preferencia por este tipo de terapias se basa normalmente en un prejuicio: el de que lo "natural" siempre será mejor que los productos químicos salidos de un laboratorio. Pero es un prejuicio porque no se tiene en cuenta que no hay nada más natural que la química. Nuestro organismo es puramente químico. Lo único que hace la farmacología moderna es extraer y potenciar los principios activos que existen en sustancias aportadas por la naturaleza. Cuando tomas lachesis, por ejemplo (y lo digo por decir algo, y ya que lo has mencionado, puesto que no sé ni lo que es), lo único que te produce efecto es uno de sus componentes, que te administras junto con muchos otros totalmente inocuos. ¿No sería estupendo que se pudiese aislar ese único componente del lachesis que es el único que te interesa y potenciar su efecto para que resultase más eficaz? Pues eso, y nada más que eso, es lo que se hace en un laboratorio de farmacología convencional. Las medicinas alternativas se basan en lo tradicional, cuando no se tenían ni los conocimientos ni los medios para una mayor eficacia de las terapias, ¿pero no es absurdo seguir apelando a esos recursos tradicionales una vez ya tenemos tales conocimientos y medios? ¿Son menos recomendables los medicamentos tradicionales porque tienen un montón de contraindicaciones y parece que para curarte una cosa te provocan otra docena de dolencias? Es que no puede ser de otra manera: nuestro organismo es una máquina homeostática que cuando entra en desequilibrio sólo puede ser equilibrada desequilibrándola en otro punto. La culpa no es de los medicamentos, sino de la propia idiosincrasia de nuestro funcionamiento fisiológico. La cuestión está en adoptar una posología adecuada. Si ese problema no se da con la medicina naturista es sencillamente porque su efecto es menor, tanto para lo positivo como para lo negativo.

Muchas medicinas alternativas (y tampoco todas) tienen algún factor de eficacia, pero el problema es que en la mayor parte de los casos ese factor ni es ni tan elevado ni tan funcional como nos quieren hacer creer. A quien acude a ellas le ofrecen algo, sí, pero paga por más y por otra cosa que lo que le ofrecen. Y en ocasiones renuncia a otros tratamientos que sí serían realmente eficaces.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Recientemente se ha realizado un estudio acerca de los efectos de la acupuntura. Se ha descubierto que la acupuntura alivia efectivamente el dolor, pero no porque las agujas interfieran en determinados puntos de energía del organismo, etc., etc., sino sencillamente porque un objeto punzante removido dentro de la dermis hace que, a modo de defensa, liberemos una determinada sustancia que tiene un efecto analgésico. Lo mejor de todo: se ha descubierto que los efectos son los mismos independientemente de en qué punto de tu cuerpo te punces, y de que lo haga un cotizado "experto" titulado en el Tibet o tú mismo gratis en tu casa con cualquier alfiler (bien esterilizado y con prudencia, claro). Lo más chocante es que a ningún acupunturista se le había ocurrido realizar una prueba de control como ésta (o preferían no hacerlo, vaya). Les bastaba con su fe. Lo mismo ha ocurrido con la homeopatía: han tenido que ser sus objetores, nuestros amigos del suicidio, quienes hicieran un experimento sobre su eficacia tan sencillo como éste. Los mismos homeópatas jamás se habían atrevido a poner a prueba de manera tan sencilla sus propias hipótesis.

Por cierto, he buscado en páginas de Internet sobre homeopatía (a su favor, quiero decir) algún comentario sobre el evento 10:23... nada, ¡absolutamente nada! Silencio absoluto en el mundo homeopático sobre un hecho que les atañe y que ha sido reflejado por múltiples medios de comunicación. Curioso, ¿verdad? Ni siquiera se han manifestado para ofrecer objeciones, ¿será porque no pueden? Me los imaginado perfectamente diciéndose: "vamos a hacer como si no hubiera pasado; con que nuestros clientes no se enteren...".

olimpia martos ruiz dijo...

No mires mucho en internet la cosa homeopática porque ahora hay una corriente feroz en contra (¿porqué será?). Ah !! qué pena, lamento haber perdido mis manuales al respecto. Se los presté a un amigo mío anestesista sin esperar por supuesto que me los devolviera. La cosa es que mi amigo se suicidó (me temo que sin habérselos leído) acuciado por persistentes dolores de cuerpo y alma. En fin. Cosas de la vida.

Ahora que te leo el ültimo trozo ( es que lo siento, del tirón no puedo) sí que vienen cosas sobre el evento ese del suicidio colectivo ( me recuerda la letra de una canción de los Iegales, que por cierto están de gira de despedida ) ya ves, a mí me ha salido
primera buscando el asunto D. Pero como no me acuerdo exactamente de lo que puse no te lo puedo decir. Pero venir viene.
Tu amigo pagó la privacidad de la medicina y luego aparte también se gastaría una pasta en comida especial. Los médicos naturistas son muy caros (no sé porqué) yo alguna factura he pagado.
Y los homeópatas ...los hay de todo. El mío es un internista (eso me dá confianza porque los internistas suelen saber más medicina que por ejemplo los radiólogos) y cobra 50 euros la consulta. A mí me apañó para muy largo tiempo. De hecho no he tenido que volver. Y fué muy sincero. Ya otros que conozco están un poco subidos a la parra y otros directamente no pueden porque no saben y el "negocio" lo han derivado a otras cosas.
Considerando que la última vez que llevé a una de mis hijas al dentista me dejé 120 euros por un rellenito de paleta...pues no me parece caro el homeópata. Un botecito de árnica cuesta de 6 a 8 euros , ahora eso sí!!!, las farmacias se han quedado con la exclusividad de la venta, ni parafarmacias ni herbolarios pueden venderlos. ¿porqué? Ah!! eso se contesta solo.
Yo creo que tu no has entendido bien esto de la homeopatía. Eso del suicidio es una tontería. Algún interés debe haber. Pero a mí esto ya me está cansando un poco.

No sé porqué me viene a la memoria, (un momento que mande esto no sea que me la juegue el htlm ese de los...

Agustín Sanz Andreu dijo...

Sitios donde hablan sobre homeopatía hay muchos, tanto a favor como en contra, pero yo quiero una web no "contra" sino "sobre" la homeopatía (partidaria) en la que se pueda encontrar la explicación que ofrecen sus defensores acerca de los resultados del "suicidio". Si lo has encontrado te agradecería que me facilitaras la dirección. A mí sigue sin aparecerme nada, y mucho menos "lo primero".

En este último comentario, como en otros anteriores, vuelves a hacer alusiones a los aspectos negativos de la medicina oficial. Nada de lo que has dicho al respecto es mentira en lo esencial; el problema es que no aporta nada. Aunque la industria farmacéutica y la medicina oficial fuesen la mayor estafa jamás conocida por la humanidad, tal hecho no diría nada a favor ni en contra de la homeopatía. Son dos cuestiones absolutamente independientes.

Finalmente, me alegro de que tú misma menciones de nuevo lo del "suicidio". Después de todo es el tema de la entrada y sobre lo que deberíamos estar debatiendo, sin habernos ido tanto por las ramas (creo que yo más que tú). En más de un punto anterior del diálogo ya te he pedido tu punto de vista al respecto, pero aún no lo has ofrecido. Dijiste, por ejemplo, que estaba claro que no pasaría nada. Ahora dices que es una tontería. Bien, pero ¿por qué tanto una cosa como la otra? Te planteo esto con cierta prevención porque creo que es una de las cosas que en un momento anterior te irritó ("Vamos a ver Agustín, ya he dicho hace dos o tres correos, que no, que no tengo conocimientos suficientes para argumentar a favor de la homeopatía. (...) Tu recurrencia a ridiculizar (...) lo que reconozco que no soy capaz de decir (...)"). Pero espero que comprendas que si haces determinadas afirmaciones lo menos que se puede esperar es que las justifiques, como hago yo con las mías. Al menos para que no se pueda pensar que quizás seas tú quien no ha entendido bien esto de la homeopatía.

Dejémoslo en una cuestión concreta y específica: tu juicio es que el "10:23" fue una tontería inútil. Algo te ha de llevar a tal juicio, ¿qué es?, ¿que otra explicación alternativa al hecho de que los medicamentos ingeridos fueran inocuos puedes ofrecer?, ¿por qué no supone este experimento evidencia en contra de la homeopatía?

Esta es en este momento la única cuestión que planteo. Respóndela, por favor.

olimpia martos ruiz dijo...

No puedo . Me dice esto que hay un error, que describa lo que estaba haciendo (pues contestar) y que meta un código que sale, pera ahora se ha perdido. ¿que hago?

Agustín Sanz Andreu dijo...

Desconozco el problema y su posible solución. Lo siento.

Gabriel Incertis dijo...

Agustin Sanz Andreu, el Gripp-Heel que reporta olimpia martos ruiz sí que es homeopático. En mg viene la cantidad que lleva el "medicamento" de cada ingrediente diluido. Así, "Aconitum napellus D4 120 mg" significa que cada comprimido contiene 120mg de una dilución D4 de Aconitum napellus que es básicamente una planta venenosa. D4 es el nivel de dilución decimal, así pues significa 1 parte de ingrediente por cada 10000 de agua (1:10000).
Vemos que el ingrediente menos diluído es Eupatorium perfoliatum, una planta medicinal y purgante, que está presente por comprimido en una cantidad de 30mg de dilución D3 (1:1000). El ingrediente más diluido es Lachesis mutus D12 60 mg. O sea, 60 mg de una dilución 1:1.000.000.000.000 (una parte por BILLÓN) de lo que viene siendo veneno de serpiente de cascabel.
Todo muy científico, sí señor.
Tengo aquí mismo un bote de este "medicaMIENTO" para hacer un suicidio homeopático. Lo grabaré en vídeo y lo moveré por ahí.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Muchas gracias por tu aportación, la cual resulta muy útil para solventar nuestra ignorancia al respecto de ciertas cuestiones.

En cuanto a tu suicidio, lo esperamos con ansia (vaya, eso ha sonado fatal).

Publicar un comentario

Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)