sábado, 30 de enero de 2010

EL PLÁTANO, ESE MILAGRO DIVINO


Por fin ha quedado demostrada la existencia de Dios. Ya tenemos la prueba definitiva que nadie podrá rechazar... ¡el plátano!




En fin... Y luego pediréis respeto por vuestras creencias, que se os tome en serio, etc., etc., etc.

PD.: Iba a poner de nuevo la imagen del payaso que ya aparece unas cuantas entradas antes, pero consideré que resultaría demasiado repetitivo (si continuo recogiendo testimonios de este tipo, acabaría siendo la única imagen que aparecería en el blog).


Aquí un platano tras visionar este vídeo.


Aquí un platano todavía mejor diseñado que el del vídeo.


viernes, 29 de enero de 2010

ESTE ES NUESTRO MUNDO... Y EL QUE LES OFRECEMOS A ELLOS


Algunas imágenes para las que sobra todo comentario.







¡VIÓLALA, QUE YA ABORTARÁ...!



En ciertos sectores se está produciendo un intenso debate acerca de unas palabras pronunciadas recientemente por Francisco Javier Martínez, arzobispo de Granada. En una homilía realizada en la catedral de su ciudad, dijo lo siguiente:

"Pero matar a un niño indefenso, ¡y que lo haga su propia madre! Que eso les da a los hombres, a los varones, la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer, porque la tragedia se la traga ella, y se la traga ella como si fuera un derecho: el derecho a vivir toda la vida apesadumbrada por un crimen que siempre deja huellas en la conciencia y para el que ni los médicos ni los psiquiatras ni todas las técnicas conocen el remedio."

Lo he reproducido sin mutilar ni una coma. El argumento principal de sus defensores es que quienes le han criticado alegando que realiza una justificación del abuso sexual sobre la mujer han tergiversado sus palabras, han extraído parte de ellas del conjunto alterándose así su significado o incluso desconocen la versión completa teniendo tan sólo un conocimiento indirecto de sus afirmaciones a través de ciertos titulares.

Bien, pues aquí tenemos el párrafo íntegro. Analicémoslo. Coincido con quienes le apoyan en que la intención del arzobispo no es legitimar el abuso; es más, el rechazo del mismo es una de las premisas de su argumento anti-abortista. Lo que está afirmando es que como ningún hombre debería tener derecho a abusar de una mujer, y el hecho de que una mujer tenga la posibilidad de abortar da derecho al hombre a ese abuso, ninguna mujer debe abortar. Ahora bien, si bien su intención no es legitimar el abuso, lo cierto es que sí lo hace. Con la primera premisa (ningún hombre debería poder abusar de una mujer) estamos de acuerdo, y además creemos innecesaria su justificación. ¿Pero cómo se justifica la segunda premisa (el hecho de que una mujer pueda abortar da derecho al abuso)? Tras la deficiente capacidad expresiva del eclesiástico (acorde con su capacidad de razonamiento, como inmediatamente veremos), lo único que se puede interpretar es lo siguiente: dado que se posibilita que la consecuencia del abuso, es decir, el nacimiento de un niño, quede eliminada, el abuso no tendría consecuencias; dada la ausencia de consecuencias de su acto, la responsabilidad del varón desaparecería (dicho en llano: como en definitiva no pasa nada, puede abusar). Es más, como es la propia mujer la que decide abortar, es decir, eliminar esas consecuencias, es ella misma la que, al establecer esa posibilidad, estaría "dando licencia" al varón para que abuse de ella. ¿Qué discurre por la mente de este individuo para que sea capaz de realizar tal razonamiento? Al parecer, piensa que el único efecto de un abuso sexual es un posible embarazo; los efectos sobre la misma mujer (atentado contra su dignidad, coartación de su libertad, secuelas psicológicas, posibles daños físicos,...) no se han de tener en cuenta. Además, ¿hemos de suponer que considera que el abuso no es condenable en el caso de que la violación no provoque embarazo, sea anal u oral en lugar de vaginal o si el violador es estéril? ¿No hay problema ninguno en violar a un hombre, puesto que no se puede quedar embarazado? O sea: la gran cagada. Sin querer justificar el abuso sexual sobre las mujeres, acaba haciéndolo, y además degradando a la mujer a la condición de mero recipiente para la actividad reproductiva (si es que no pueden disimular lo que realmente piensan, aunque lo intenten).

Artículo 5 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: "Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes." Y "nadie" significa NADIE: ni las que puedan decidir abortar, ni las que visten minifalda, ni las que "provocan" de cualquier otra manera,... Nada justifica que una mujer sea violada... y "nada" es NADA.

P.D.: Inicialmente, iba a ilustrar esta entrada con una fotografía del personaje, pero como no quiero ensuciar mi blog he decidido poner a otro payaso.

jueves, 28 de enero de 2010

UN PUNTO AZUL PÁLIDO






El maestro Carl Sagan, a quien ya presentamos en otra entrada del blog, viene a ponernos en el lugar que nos corresponde en este magnífico vídeo.

Vean, disfruten, estremézcanse y... reflexionen, por favor, reflexionen.





miércoles, 27 de enero de 2010

¡ALCALDE, TODOS SOMOS CONTINGENTES, PERO TÚ ERES NECESARIO!





Una de mis películas fetiche es Amanece, que no es poco, escrita y dirigida por José Luis Cuerda en 1988. Se trata de una extraña joya del cine español, tanto por su calidad como por el hecho de que en su peculiar factura no tiene parangón en toda la producción cinematográfica nacional, ni siquiera entre la restante filmografía del mismo autor, en la que se encuentran otras genialidades como El bosque animado (1987) o La lengua de las mariposas (1999). Sólo en Así en el cielo como en la tierra (1995) intentó Cuerda reproducir el estilo de Amanece..., pero con resultados un tanto fallidos, lo que demuestra la irrepetibilidad del film que nos ocupa.
    Podríamos decir que se trata de una comedia rural, pero en la que impera un humor absurdo (radicalmente absurdo) a la vez que plagado de dobleces, en ocasiones sutil y en ocasiones burdo, y a veces sutil de tan burdo o burdo de tan sutil, y que al mismo tiempo se descubre como inteligentemente crítico. De tono coral, con múltiples personajes e historias que se entrecruzan para, finalmente, dar como resultado ninguna historia, sino más bien una sensación o un estado de ánimo que se prolonga durante hora y media.

En ella destacan, aparte de lo dicho, dos cosas que constituyen importantes bazas: un elenco de actores de excepcional calidad y unos diálogos memorables.
    El cine español ha gozado en todas sus épocas, si bien no de otras virtudes, al menos sí de una calidad actoral sobresaliente. En esta película se encuentran reunidos algunos auténticos maestros de la interpretación, muchos de ellos relegados en la mayor parte (o la totalidad) de sus trayectorias a papeles secundarios.
    En cuanto a sus diálogos, no ha sido caprichosa la utilización del calificativo "memorables". Habiéndose convertido en una película de auténtico culto, no son pocos (yo mismo, sin ir más lejos) los que pueden recitar de memoria frases o diálogos enteros de este guión en el que predominan los gags verbales sobre los visuales.

Sólo hay que hacer una advertencia: no es una película para todos. Habrá quienes rían a carcajadas en muchos de sus momentos, pero también quienes queden indiferentes o, sencillamente, no comprendan nada.

Para muestra, algunas escenas (y que conste lo mucho que me ha costado seleccionarlas entre tantas como se podría elegir, hasta casi estar tentado de incluir la película entera).











martes, 12 de enero de 2010

¿NO QUERÍAS UNA ALTERNATIVA A LA RELIGIÓN? ¡PUES TOMA!


Uno de mis pesares en el ámbito laboral viene del hecho de que, en ocasiones, como durante este curso, me corresponde impartir Alternativa a la Religión, esa absurda, ridícula e injusta asignatura que existe en nuestro original y ocurrente sistema educativo. Absurda y ridícula porque ni se evalúa ni posee ningún contenido curricular establecido. Injusta porque a ella se ven abocados obligatoriamente aquellos alumnos cuyo único "pecado" es no desear ser adoctrinados en el catolicismo durante su horario escolar.


Ante la imposibilidad, tanto por parte de alumnos como de profesores, de tomarse en serio la susodicha asignatura, una de las salidas por las que a menudo se opta es la de dedicar el tiempo que le corresponde al mero entretenimiento, recurriendo a cosas como el pase de películas. Por supuesto, han de ser películas que posean un claro sentido didáctico y un contenido indiscutiblemente formativo. Siempre con este criterio en mente, la última que he seleccionado ha sido El día de la bestia, de Álex de la Iglesia, un clásico del friki-cine nacional. Puesto que se trata de ofrecer una alternativa al catolicismo (porque, aunque la asignatura lleve por nombre "Religión", que yo sepa trata únicamente sobre una religión en particular; deben de pensar que la suya es la única que existe), ¿qué mejor para este fin que una historia sobre satanismo?. Una historia que tiene como uno de sus puntos a favor que, lejos de dar pábulo ni a la más mínima especulación acerca de una posible existencia de lo sobrenatural, deja bien patente que el único "mal diabólico" no lo podemos encontrar sino en este mundo.


Hoy mismo hemos empezado a verla, y debido a ello he vuelto a acordarme de Def Con Dos, grupo participante en la banda sonora y que, aunque posteriormente siguiera en activo, tuvo su momento de mayor popularidad en la primera mitad de los 90. Deudores de formaciones como Public Enemy o Beastie Boys, son de los escasos intérpretes de rap que puedo escuchar con auténtico placer, al no tratarse éste de un género por el que sienta una especial afinidad.

Para seguir recordándoles he seleccionado un clip de temática muy apropiada para este blog... aunque espero no dar ideas a nadie.







martes, 5 de enero de 2010

PA REÍRSE UN RATILLO NAMÁS



Va un dos por uno. En un mismo vídeo, dos cosas que nos gustan por aquí: el genial Berto y una sátira inteligente de la religión. Como dice el título, una entrada sin más pretensiones que la de permitir reírse un ratillo.


Si quieres ver la serie Zombis completa (lo cual recomendamos), la puedes encontrar aquí, en www.elterrat.tv, otra iniciativa de El Terrat, la productora que ha conseguido demostrar que realizar una televisión que no sea un insulto para la inteligencia no está reñido con la consecución de buenas audiencias, para ejemplo y escarnio de grandes hermanos y otras mierdas... no, perdón, de otras MIERDAS.







Gracias a Rafa SPAq (http://supublicidadaqui.blogspot.com/) por el vídeo.

domingo, 3 de enero de 2010

HUMANIDAD EN EXTINCIÓN


Con la aparición del ser humano actual, hace unos 150.000 años, arrancó un proceso de diversificación que acabó dando lugar a la coexistencia sobre el planeta de miles de diferentes culturas. Sin embargo, esa riqueza comenzó a perderse con la expansión, a partir de la época de las grandes colonizaciones (desde el siglo XV), del hombre europeo, que llevó consigo su aparente incapacidad para respetar y admitir al diferente. Convencido de la superioridad de su cultura, el occidental moderno, desde hace siglos, ha estado "haciendo el favor" a otros pueblos de trasladársela. En los casos en que los "salvajes" no admitían las "bondades" de esa cultura, no dudaba en imponérsela por la fuerza (como el padre que obliga a su hijo a hacer cosas que éste no desea porque no sabe lo que realmente le conviene). E incluso, en muchas ocasiones, recurriendo a la eliminación física de los miembros de las otras culturas. Ese fenómeno se ha venido produciendo hasta el día de hoy.

Ahora bien, habría que preguntarse en qué medida puede ser considerada, no ya superior, sino incluso válida desde el punto de vista adaptativo, una cultura que, habiendo sustituido la necesidad natural de subsistencia por la ambición de crecimiento ilimitado, ha acabado convirtiendo en parte de su esencia la destrucción aparentemente imparable de los mismos recursos que han de permitir esa subsistencia. Toda cultura no es sino un mecanismo de adaptación al medio que posibilita la supervivencia de la especie. La cultura occidental moderna no cumple esta condición: no conlleva la adaptación del ser humano al medio, sino la adaptación (violenta) del medio al ser humano, con lo cual no la supervivencia sino la extinción sería la meta que le corresponde. Una cultura suicida, una cultura fracasada...

Y, teniendo en cuenta que esa cultura es la que se ha extendido de manera mayoritaria a lo largo y ancho del planeta, la que ha subsumido en buena medida a la humanidad, el suicidio, la extinción, no lo serían sino de la propia humanidad en su conjunto. Como dijimos al comienzo, nuestra especie sólo tiene unos 150.000 años de edad, un periodo muy breve en la escala geológica. Se puede decir, con toda justicia, que somos unos recién llegados sobre el planeta (no hemos de olvidar que, por ejemplo, los dinosaurios reinaron en la Tierra durante 160 millones de años). Somos, por lo tanto, una especie demasiado joven como para que ya se pueda afirmar que el "experimento" evolutivo Homo Sapiens ha triunfado; más bien se podría decir que aún estamos "a prueba". Y, en las condiciones actuales, nada indica que pudiéramos superar esa prueba. Quizás nuestra especie no sea sino uno más de los tanteos fracasados del desarrollo global de la evolución biológica, destinado a desaparecer como tantos otros desde el surgimiento de la vida sobre el planeta.

Frente a la cultura occidental moderna, las culturas aborígenes de los distintos continentes, aquellas que sí cumplen con los requisitos de lo que ha de ser una cultura, se han visto progresivamente desplazadas e incluso eliminadas. De algunas de ellas quedan tan sólo unas decenas de representantes. Estas variedades culturales son las que mejor podían permitir la pervivencia de nuestra especie a largo plazo, pues son las que permiten la integración del hombre en el medio de manera adecuada, respetándolo y no explotándolo, buscando la simbiosis y no el dominio para el beneficio unilateral. Paradójicamente, son estas culturas de y para la supervivencia las que han sido aplastadas por la cultura suicida, como si ésta hubiera querido asegurarse de que había de quedar garantizada la consecución de nuestra autodestrucción.

Una de esas culturas asesinadas de manera lenta pero segura es la de los yanomami, indígenas asentados en los territorios de Venezuela y Brasil. Son uno de los muy escasos pueblos que siguen resistiendo a la imposición de la cultura occidental moderna, pero que aún así se han visto gravemente perjudicados y diezmados por la expansión de ésta. Se prevé que, de no cambiar las cosas, podrían no sobrevivir más de una década. Sobre ellos trata el relato que leeremos en la asignatura de Filosofía.

Sirva esta lectura de homenaje al ser humano, o, mejor, a lo que podría haber sido el ser humano.

Para conseguir el mencionado texto, pulsa el botón de descarga que aparece debajo.




Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)