domingo, 20 de diciembre de 2009

¿POR QUÉ? (4)



Tres chicas torturaron y violaron a una compañera de 14 años en un internado francés. Las edades de las agresoras están comprendidas entre los 15 y los 18 años. Las autoridades afirman nunca haber visto tanta violencia sin móvil aparente en menores de esa edad.
Fuente: www.el-refugio.net. 

Tres chicas jóvenes de entre 15 y 18 años torturaron y violaron a una de sus compañeras, de casi 15 años, en un internado de formación profesional para adolescentes maltratados por sus familias de las afueras de París.
    Los hechos, que han reconocido las tres agresoras y que han sido procesadas por "violencias agravadas y violación acompañada de actos de barbarie", tuvieron lugar el pasado día 4, primer día del nuevo curso escolar, agregaron las fuentes.
   Un juez de las libertades y la detención de Versalles (afueras de París) decidirá hoy si la mayor de las procesadas debe ingresar en prisión preventiva, medida que ya se dictó para las otras dos.
    Según el diario Le Parisien, que desveló el asunto, las tres adolescentes empezaron a golpear sin razón aparente a su compañera de cuarto, que cumplirá 15 años el mes próximo, antes de producirle quemaduras con cigarrillos en las manos y piernas y, finalmente, violarla con una percha.
    Arrestadas por la gendarmería, las tres, que no tienen antecedentes, admitieron los hechos, pero sin dar razones: "Dijeron que lo hicieron, nada más", indicó una fuente judicial, quien destacó que "nunca hemos visto tanta violencia, sin móvil aparente, en jóvenes de esta edad".




El infierno vivido por una adolescente en un colegio de Madrid.
Fuente: www.el-refugio.net. 

La pesadilla de Ana comienza con 14 años. Su peso, sus gafas y una diabetes la convierten en objetivo de mofa de compañeros. "Le llaman monstruo, que no merece vivir. Le pinchaban con los compases", explica la madre de Ana.
    Durante 3 años guarda silencio a sus padres hasta que decide acudir a hablar con la directora del centro. Su padre le explica que la directora le dijo: "Lo que tiene que hacer es sufrir como sufrió Santa Teresita y si le siguen molestando pues poner la otra mejilla".
   Finalmente, sus padres deciden cambiarla de centro. Antes sus compañeros se despiden. El padre comenta que un compañero le dió un puñetazo en el estómago a la niña y le dijo "esto es de despedida". Pero el acoso no finaliza. La persecución se traslada a la calle. Explican sus padres que "salieron a la caza. La pillaron en el metro y le realizaron una descarga con una porra eléctrica, lo que la dejó inconsciente. Le dejaron marcas en la cara con cortes". Desde entonces 4 denuncias ante la Policía Nacional y la Fiscalía de Menores. La respuesta es siempre la misma: son menores y no hay pruebas determinantes contra ellos.
   Actualmente, Ana, a sus 18 años, esta en tratamiento psiquiatrico, sufre anorexia y tiene pánico a salir sola a la calle. El colegio, un centro privado de prestigio de Pozuelo de Alarcón guarda silencio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)