martes, 29 de diciembre de 2009

BESÁNDOLE EL CULO A HANK


Me encanta este tipo de entradas que dan tan poco trabajo. Aquí me voy a limitar a reproducir un texto que ha circulado por multitud de sitios de Internet, hasta el punto de que ya constituye un clásico de la red. Siempre me gusta citar la fuente original, pero en este caso la desconozco (es más, no sé si realmente estará acreditada en algún lugar), aunque poco importa, porque es algo que ya se ha convertido en patrimonio común de los internautas. Dado su interés, no podemos hacer menos que contribuir también nosotros a su difusión.

Hay que puntualizar que en la mayor parte de las ocasiones esta historia se encuentra bajo el título "Besando las nalgas de Hank", pero yo he preferido optar por una traducción menos pacata y más fiel al original inglés ("Kissing Hank's ass"), la cual considero que conserva mejor su carga connotativa.






BESÁNDOLE  EL CULO A HANK (un ensayo racionalista).

Esta mañana ha llegado a mi puerta una pareja muy bien vestida. El hombre habló primero:

- Víctor: Hola, yo soy Víctor y esta es María.
- María: Hola, estamos aquí para invitarte a besarle el culo a Hank con nosotros.
- Yo: ¿Cómo? ¿De qué estás hablando? ¿Quién es Hank? ¿Y por qué tendría que querer besarle el culo?
- Víctor: Si tú le besas el culo a Hank, te da un millón de dólares, y si no lo haces te cubre de mierda.
- Yo: ¿Cómo? ¿Es que es alguna clase de extraño pervertido?
- Víctor: Hank es un filántropo multimillonario. Hank construyó este país. Hank es el dueño de este país. Él puede hacer lo que quiera, y lo que quiere hacer es darte un millón de dólares, pero no puede dártelos si tú no le besas el culo.
- Yo: Eso no parece tener mucho sentido. ¿Por qué él haría eso?
- María: ¿Quién eres tú para cuestionar los deseos de Hank? ¿Es que no quieres el millón de dólares? ¿Acaso es pedir demasiado que le des un pequeño beso en el culo?
- Yo: Bueno, quizás no es tan difícil, pero...
- Víctor: Entonces vamos a besarle el culo a Hank.
- Yo: ¿Ustedes le besan el culo a Hank frecuentemente?
- María: Oh, sí, continuamente.
- Yo: ¿Y ya les dio el millón de dólares?
- Víctor: Bueno, aún no. No se puede recibir el dinero hasta que te vas del país.
- Yo: Entonces, ¿por qué no se van del país y reciben su millón de dólares?
- María: No puedes irte hasta que Hank te lo diga, o de lo contrario no recibes el dinero y él te cubre de mierda.
- Yo: ¿Ustedes conocen a alguien que le haya besado el culo a Hank, que se haya marchado y que después haya regresado con el dinero?
- Víctor: Mi madre le besó el culo a Hank durante años. Ella se marchó el año pasado y estoy seguro de que tiene el dinero.
- Yo: ¿Y has hablado con ella desde entonces?
- Víctor: Por supuesto que no, Hank no lo permite.
- Yo: Entonces, ¿cómo sabes que tiene el dinero si no has hablado con nadie que lo haya recibido?
- María: Bueno, para que no sigas dudando quiero darte una pequeña evidencia: tal vez tengas un accidente, tal vez ganes un pequeño premio en la lotería, tal vez encuentres un billete en la calle.
- Yo: ¿Y qué tiene eso que ver con Hank?
- Víctor: Hank tiene ciertas “conexiones”.
- Yo: Lo siento, pero esto suena demasiado extraño.
- Víctor: Pero es un millón de dólares,... ¿puedes realmente arriesgarte a perderlos? Y recuerda, si no lo besas te cubre de mierda.
- Yo: Tal vez si pudiera verle, hablar con él, tener detalles sobre él…
- María: Nadie ve a Hank, nadie habla con él.
- Yo: ¿Entonces cómo lo besan?
- Víctor: En ocasiones únicamente le mandamos un beso y pensamos en su culo. Otras veces le besamos el culo a Karl y él se lo transmite.
- Yo: ¿Quién es Karl?
- María: Un amigo nuestro. Él es quien nos ha hablado sobre besarle el culo a Hank. Todo lo que tenemos que hacer es invitarlo a comer de vez en cuando.
- Yo: ¿Y ustedes creyeron lo que Karl dijo sobre que existe un Hank, que Hank quiere que le beses el culo y que él te recompensará por ello?
- Víctor: ¡Oh, no! Lo que pasa es que Karl tiene una carta de Hank de hace mucho tiempo donde lo explica todo. Aquí tienes una copia para ti, míralo por ti mismo:

1. Bésale el culo a Hank y él te dará un millón de dólares.
2. Bebe con moderación.
3. Cubre de mierda a aquellos que no sean como tú.
4. Come bien.
5. Hank dictó esta carta él mismo.
6. La luna está hecha de queso verde.
7. Todo lo que dice Hank es cierto.
8. Lávate las manos después de ir al baño.
9. No tomes alcohol.
10. Come tus hotdogs sin condimentos.


- Yo: Esto está escrito en papel con el membrete de Karl.
- María: Hank no tiene papel.
- Yo: Tengo la impresión de que si lo comparamos descubriremos que esta es la letra de Karl.
- Víctor: Por supuesto, pero Hank lo dictó.
- Yo: ¿Acaso no habían dicho que nadie puede ver a Hank?
- María: No, ahora ya no, pero hace tiempo habló a algunas personas.
- Yo: Ustedes dijeron que Hank era un filántropo. ¿Qué tipo de filántropo cubre de mierda a la gente sólo porque son diferentes?
- María: Eso es lo que Hank quiere, y Hank siempre está en lo cierto.
- Yo: ¿De dónde has sacado eso?
- María: El punto 7 dice que “Todo lo que dice Hank es cierto”, ¡esto es suficiente para mí!
- Yo: Tal vez su amigo Karl hizo las normas él mismo.
- Víctor: ¡Imposible! El punto 5 dice “Hank dictó esta carta él mismo”. Al mismo tiempo, el punto 2 dice “Usa el alcohol con moderación”, el punto 4 dice “Come bien” y el punto 8 dice “Lávate las manos después de ir al baño”. Todo el mundo sabe que esto es cierto, por lo tanto todo lo demás debe ser cierto también.
- Yo: Pero el punto 9 dice “No uses alcohol”, lo cual entra en conflicto con el punto 2, y el 6 dice “La luna está hecha de queso verde”, lo cual no es cierto.
- Víctor: No existe contradicción entre los puntos 2 y 9, el segundo simplemente clarifica el primero. Y por lo que respecta al 6, tú nunca has estado en la luna, por lo que no puedes hablar con seguridad.
- Yo: Los científicos tienen claramente establecido que la luna está hecha de roca.
- María: Pero ellos no saben si la roca viene de la Tierra o del espacio exterior, por lo que puede ser fácilmente queso verde.
- Yo: Realmente no soy un experto, pero pienso que la teoría de que la luna fue “capturada” por la Tierra ha sido descartada. Por otra parte, no saber de dónde viene la roca no la convierte en queso.
- Víctor: ¡Ajá! Acabas de admitir que los científicos cometen errores. ¡Pero nosotros sabemos que lo que dice Hank es cierto!
- Yo: ¿Lo sabemos?
- María: Por supuesto, el punto 5 lo dice.
- Yo: Ustedes dicen que Hank siempre está en lo cierto porque la lista lo dice, que la lista es cierta porque Hank la ha dictado, y que sabemos que Hank la ha dictado porque la lista lo dice. Esta lógica circular no se diferencia en nada de decir que lo que dice Hank es verdad porque lo dice Hank.
- Víctor: ¡Ya lo está comprendiendo! Es reconfortante ver que alguien se está acercando a la forma de pensar de Hank.
- Yo: Pero… oh, no se puede con ustedes ¿Qué pasa con los hotdogs? (María se sonroja).
- Víctor: Deben ser sin condimentos. Esta es la forma de Hank. Cualquier otra forma es incorrecta.
- Yo: ¿Sin salsa? ¿Sin mostaza?
- María (asombrada):  Parece irremediablemente condenado.
- Víctor (gritando): ¡No hay ninguna ambigüedad en su lenguaje! ¡Cualquier tipo de condimentos están prohibidos!
- Yo: Entonces de salchichas en salmuera mejor ni hablamos, ¿no?
- María (se pone los dedos en los oídos): No te estoy oyendo, nana nana nana...
- Víctor (con cara de aversión): ¡Eso es repelente! No sé qué clase de demonio comería eso.
- Yo: ¡Hank! Él come eso todo el tiempo (María palidece).
- Víctor: Bueno, si yo hubiera sabido que eras uno de esos incrédulos no habría perdido mi tiempo. Cuando Hank te cubra de mierda yo estaré allí, contando mi dinero y burlándome. Yo le besaré el culo a Hank y tú no. ¡Tú, comedor de hotdogs condimentados!

Tras decir esto, Victor arrastró a María al coche que les esperaba, que arrancó a toda velocidad.




5 comentarios:

Rafa SPAq dijo...

Es como la religión en su pura esencia, pero con perritos calientes sin salsas y lunas de queso...

De verdad, no soporto a los fundamentalistas que dicen que al perrito caliente no se le puede poner condimentos, y muchísimo menos soporto a los fundamentalistas religiosos.

Es una muy buena parodia sobre la religión (al menos yo la veo así). Es como si en ese texto cambiases algunos nombres y algunas acciones y esa conversación se convertiría en la típica escena de predicadores que van puerta por puerta, diciendo las grandezas (solo las grandezas) de su Dios.

Agustín Sanz Andreu dijo...

¿Alguien en su sano juicio se tomaría en serio a Víctor y María y creería lo más mínimo de lo que dicen sobre Hank teniendo en cuenta los "argumentos" que ofrecen? Supongo que cualquiera respondería que no. Sin embargo, millones de personas admiten la existencia de otros seres a través de argumentos IDÉNTICOS a los que aparecen en este diálogo. Es totalmente seguro que si el tal Hank hubiera sido inventado hace unos cuantos miles de años y el culto de besarle el culo hubiera conseguido el respaldo político y social del que han gozado otros cultos, en estas mismas fechas buena parte del planeta hubiera celebrado el nacimiento del hijo de Hank, quizás instalando en cada sala de estar un culo gigantesco ante el cual irían desfilando todos los miembros de la familia para dar el correspondiente beso (supongo que los creyentes más fervientes, en lugar de limitarse a besar, se prodigarían en babosos lametones).

Agustín Sanz Andreu dijo...

Por supuesto, no olvidemos que además en las escuelas de muchos países existiría una asignatura en la que profesores pagados por los bolsillos de todos los ciudadanos explicarían a sus alumnos, con toda la seriedad del mundo, cómo se le ha de besar el culo a Hank de manera correcta.

Gloria dijo...

A mi lo que me mosquea es que posiblemente los Besadores Del Culo De Hank están exentos de pagar a hacienda, y encima van dando la lata de que se ha de enseñar el Besuconismo en las escuelas, o que las leyes estatales han de conformarse al dogma de Hank, o que las clases han de estar presididas por la raya del culo de Hank, o que las mujeres han de estar cubiertas, de la cabeza a los pies, por una costra de caca seca, porque segun Hank, si no lo hacen son unas pelandruscas que van incitando al pecado a los hombres.

También sospecho los besucones de Hank se sacan alguna propinilla dando clases a trabajadores de empresas de telemarketing.

Agustín Sanz Andreu dijo...

Efectivamente, esas son las cosas que nos mosquean. Si no fuera por todo eso (y unas cuantas cosas más), por mí que cada cual le bese el culo a quien le venga en gana.

Y lo curioso es cómo a menudo se nos acusa a los que no somos besucones de ser irrespetuosos con los besucones (en este mismo blog hay un hilo de comentarios con una discusión sobre esto)... ¿desde cuándo defenderse de una agresión (como las que has enumerado) es una falta de respeto?

Publicar un comentario

Y NUESTRAS MÁS RECIENTES OCURRENCIAS...



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)