domingo, 2 de diciembre de 2018

PENSANDO CRÍTICAMENTE EN PODCAST




ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico acoge, entre sus numerosas propuestas, la serie en podcast Pensando críticamente. Consta de espacios de duración variable (entre los 20 y los 60 minutos) cada uno de los cuales se dedica de modo monográfico a un tema en particular de la mano de un experto en el mismo. El susodicho experto es entrevistado por los miembros de ARP, siempre con ocasión de su participación como ponente en las charlas de Escépticos en el Pub organizadas en Madrid por la misma ARP. El podcast lleva realizándose desde 2010, y acumula ya una respetable cantidad de invitados que han ido recorriendo un buen repertorio de los temas incluidos en el ámbito de las pseudociencias y las creencias irracionales. Lo puedes encontrar en iVoox. Muy recomendable si deseas instruirte en el escepticismo científico de manera amena y a través de un medio realmente cómodo.






domingo, 21 de octubre de 2018

FRITZE: "CONOCIMIENTO INVENTADO"







Ronald H. Fritze
Conocimiento inventado. Falacias históricas, ciencia amañada y pseudo-religiones 
(Invented Knowledge. False History, Fake Science and Pseudo-Religions)
Traducción de José Adrián Vitier
Madrid, Turner, 2010
 

Nos encontramos con otro libro situado en el género de la crítica desde el escepticismo científico a falsos saberes pseudocientíficos. Pero éste ofrece la particularidad de ocuparse del susodicho problema en el terreno de las ciencias sociales, en concreto de la pseudohistoria. Esto lo convierte en especialmente original e incluso en una contribución que ayuda a subsanar cierta laguna bibliográfica, pues la mayor parte de los textos de este estilo suele centrarse en el ámbito de las ciencias naturales (una excepción digna de mención es la obra de Shermer Por qué creemos en cosas raras, en la cual se dedica una extensa sección al tema de la pseudohistoria, con un tratamiento en bastante profundidad de casos como el del negacionismo del Holocausto, el cual, por cierto, no es recogido por Fritze en el texto que nos ocupa).

En la "Introducción" se comienza presentando el problema de las creencias pseudohistóricas y de su difusión, apoyándose en los ejemplos de algunos casos diferentes a los que serán después analizados en profundidad en el libro. Y se ensaya una definición de "pseudohistoria" mediante la enumeración de una serie de rasgos que la diferenciarían de la auténtica ciencia histórica, incluso cuando ésta pueda presentar teorías erróneas. Es decir, se pretende clarificar que de lo que se trata no es de algo tan legítimo como hipótesis científicas que puedan acabar resultando falsadas, sino de un fenómeno que ni siquiera puede considerarse que cumpla los requisitos del auténtico conocimiento científico, especialmente en tanto que consiste en especular gratuitamente desde la ignorancia premeditada de la evidencia disponible (o de la ausencia de ella, que para el caso es lo mismo). Por ello, y en relación con esto, el autor pone especial cuidado en distinguir, aquí y en otros momentos del texto (al hilo de algunos de los casos concretos que se tratan) entre lo que sería auténtica pseudohistoria y la mera historiografía errónea. Ésta última incurre en hipótesis que acabarán demostrándose fallidas, pero no deja de poseer un espíritu científico correcto que si no consigue conducir a buenas conclusiones no es sino por el estado deficitario de los conocimientos de su época o por la carencia de apropiados recursos para la aplicación de la metodología apropiada.

También en esta parte inicial del libro encontramos algunas digresiones interesantes acerca de ciertos aspectos del fenómeno como las claves de su éxito popular y editorial o el estilo argumentativo de los pseudohistoriadores.

En los últimos párrafos de la "Introducción" el autor explica y justifica la selección de casos que ha elegido tratar en el libro. Tras ello, en cada uno de los sucesivos capítulos el autor va a presentar un caso representativo de pseudohistoria, lo que nos permitirá apreciar los elementos comunes que subyacen a todos ellos y que por tanto caracterizan este tipo de fenómeno. Por ejemplo, el hecho de que suelan ser utilizados como justificación de determinadas ideologías cuyas afirmaciones pretenden ser legitimadas recurriendo a un "pasado histórico" ficticio construido ad hoc. Para cada uno de los casos expuestos, se describirán las distintas manifestaciones de la creencia pseudohistórica en cuestión, haciendo ver al lector al mismo tiempo su falta de fundamento empírico. Todo ello, por cierto, con tal profusión de referencias y datos que, aunque admirable, en ocasiones puede llegar a resultar apabullante (lo cual incluso puede lastrar en algunas páginas el ritmo de la lectura), pero que también aporta el necesario rigor a lo expuesto por Fritze.

Cap. 1. La Atlántida: madre de la pseudohistoria

Se presenta la leyenda de la Atlántida como posiblemente el primero y desde luego el más paradigmático caso de especulación pseudohistórica. Y también el de más largo recorrido, pues tras aparecer mencionada en la obra de Platón, que de ese modo daría pie a la leyenda, desde la antigüedad hasta el presente seguirían surgiendo defensores de la historicidad de la Atlántida, destacándose el hecho de que, a lo largo de la modernidad, tales teorías se centrarían en la pretensión de ponerla en relación con el nuevo continente americano, como sucedería con Francis Bacon y su obra La Nueva Atlántida.

En el XIX aparecería la obra de Ignatius Donnelly La Atlántida: el mundo antediluviano, la cual constituiría un hito en un doble aspecto. En primer lugar, porque se convertiría en la base de las creencias contemporáneas sobre la Atlántida, ofreciendo la caracterización de la misma que resultaría adoptada de manera habitual por la cultura popular. Y en segundo lugar porque se puede considerar la primera manifestación plenamente pseudohistórica sobre este tema, ya que mientras los autores anteriores basarían sus hipótesis en el estado incompleto o errado del conocimiento de sus respectivas épocas, en el momento en que aparece el texto de Donnelly ya se dispone de suficiente evidencia en contra de la hipótesis de la historicidad de la Atlántida.

Entre los siglos XIX y XX, la creencia en la Atlántida se manifestaría en una vertiente relacionada con el misticismo ocultista, a través de personajes como H. P. Blavatsky (una de las fundadoras de la Teosofía) o Edgar Cayce, entre algunos otros que se mencionan en el texto.

Fritze completa su recorrido por las distintas expresiones de la leyenda recogiendo su representación en la cultura popular, tal como se ha dado en determinadas creaciones cinematográficas, televisivas o literarias.

Cap. 2. ¿Quién llegó primero? La pseudohistoria del descubrimiento y la colonización de la América antigua

Las abundantes hipótesis pseudohistóricas acerca de la América precolombina. Poseen dos vertientes: las referidas a quiénes fueron los primeros pobladores del continente y las referidas a supuestos visitantes y colonizadores procedentes del Viejo Mundo que "descubrieran" América antes que Colón.

Las atribuciones del descubrimiento de América a otros distintos de Colón comienzan ya en la época de éste. A veces se encuentran movidas por intereses que responden al orgullo nacional o étnico y otras por la mera inclinación a la especulación extravagante. Así, se ha pretendido atribuir el mérito a algún personaje anónimo que hubiera facilitado a Colón la información necesaria para hallar el continente (el Piloto Desconocido), navegantes venecianos, los antiguos galos, el príncipe galés Madoc (acompañada esta teoría por la muy difundida creencia en la existencia de indios de ascendencia galesa), exploradores escandinavos, pueblos de diversas zonas de África o una flota de Alejandro Magno.

En cuando a las ideas pseudocientíficas acerca de los primeros pobladores del continente americano, se alimentan del hecho de que en el campo de la ciencia legítima no exista un consenso acerca de la cuestión. Un caso destacado ha sido el del cráneo de Kennewick, con implicaciones judiciales y políticas de altura alrededor del enfrentamiento del colectivo de los indios norteamericanos contra quienes han reclamado la categoría de pobladores originales del continente para pueblos de procedencias tan diversas como Escandinavia o la Polinesia. También han sido presentados como candidatos a ese papel fenicios y cartagineses, los antiguos hebreos (estableciéndose relaciones con los relatos bíblicos y con derivaciones en el mormonismo), troyanos, hindúes y chinos.
Mención aparte se dedica al caso de Gavin Menzies y su libro de 2002 1421: The Year China Discovered America. En él se desarrolla la hipótesis de que la China de la dinastía Ming visitara y colonizara la América precolombina. Se trata de uno de los mayores best-sellers en el género de la pseudohistoria, con la correspondiente polémica en los medios de comunicación y entre los especialistas.

Cap. 3. Gente del fango, hijos de Satán e Identidad Cristiana: cosmogonías racistas, primera parte

Tanto este capítulo como el siguiente se ocupan de teorías pseudohistóricas que han sido utilizadas para fundamentar las ideologías racistas de ciertos movimientos sociopolíticos organizados. Dichas teorías ofrecen una explicación del origen del ser humano y de las distintas razas que justifica la creencia en la supremacía de una determinada raza sobre otras, y el sometimiento e incluso el exterminio de esas razas que son consideradas como inferiores y malvadas.

Se trata aquí del grupo supremacista blanco estadounidense Unidad Cristiana: su aparición, historia y objetivos. Sus fundamentos teóricos se encuentran en la pseudohistoria, al consistir en determinadas interpretaciones muy particulares y heterodoxas del Antiguo Testamento. El antecedente de esas ideas reside en el "angloisraelismo", teoría surgida en el siglo XVIII y que sostiene que los anglosajones son los descendientes directos de los pueblos israelitas de la Biblia, elegidos por Dios. A ello se sumarían otras teorías, como la de que ese pueblo elegido constituiría la estirpe de Adán, mientras las restantes razas serían descendientes de otros seres que Dios creó antes que a Adán, inferiores y esencialmente malignos. Especialmente destacado dentro de su ideario es su antisemitismo, basado en la idea de que los judíos son descendientes de Satán y, por tanto, la herramienta para el mal en el mundo.

Cap. 4. Científicos locos, diablos blancos y La Nación del Islam: cosmogonías racistas, segunda parte

Un fenómeno de igual cariz que Identidad Cristiana sería La Nación del Islam, en su caso defendiendo la superioridad de la raza negra. Surge en EEUU como reacción ante la discriminación sufrida por la población negra, y de la mano de su inicial líder, Wallace D. Fard, del cual todo indica que se trataba de un farsante que empleó semejante montaje como treta para su enriquecimiento personal. No obstante, al responder a expectativas y necesidades reivindicativas genuinas de la comunidad afroamericana, consiguió en ésta gran arraigo y expansión, generando en su seno líderes como Malcolm X y perviviendo como agrupación hasta el presente.

Sus fundamentos teóricos, construidos por el mismo Fard, constituyen una mezcolanza de elementos del Islam con apenas ninguna fidelidad al Islam original, inspiraciones en la cultura popular del siglo XX que incluyen elementos de ciencia ficción, y teorías pseudohistóricas acerca del origen del ser humano. Éstas justificaban una racismo antiblanco desde la idea de que el pueblo negro es la creación original de Dios, mientras que la raza blanca resulta de una degeneración creada para traer el mal y la opresión sobre los negros.

Cap. 5. Pseudohistoria epidémica o pseudohistoriadores confabulados

Dedicado a una serie de autores de la segunda mitad del siglo XX que, por su éxito, se han convertido en referencias en el terreno de la pseudohistoria, tanto para el gran público como para los inmersos de manera más especializada en lo que el autor denomina a lo largo de todo el libro "entorno cúltico" de la pseudohistoria.

Se trata de manera protagonista a Velikovsky, Hapgood, Däniken, Sitchin y Hancock, y de modo tangencial y al hilo de lo desarrollado acerca de los anteriores, a algunos otros como Flem-Ath. Al existir entre estos autores, en muchos casos, cierta convergencia en cuanto a los temas que tratan, se detectarían determinadas influencias y continuidad entre algunos de ellos, de modo que entre todos habrían construido un acervo de creencias que ha encontrado ciertos arraigo y difusión en la cultura contemporánea. Igualmente, se narra el enfrentamiento a estas teorías desde instancias científicas oficiales que se produjo en el caso de algunos de estos autores.

Los mencionados han recorrido temáticas que se centran, fundamentalmente, en acontecimientos sucedidos en el pasado remoto de la prehistoria o la antigüedad de las primeras civilizaciones y que, supuestamente, serían ignorados por la ciencia oficial: catástrofes planetarias, desplazamientos de la corteza terrestre, cronologías alternativas de la historia antigua, visitas de extraterrestres en la antigüedad, civilizaciones desaparecidas de la Edad del Hielo, religiones secretas milenarias,...

Cap. 6. Profesores a la greña: la controversia en torno a "Atenea Negra"

Acerca de las ideas expuestas en el libro de Martin Bernal Atenea negra (1987). En él propone una hipótesis alternativa a la oficial acerca de los orígenes de la civilización griega y, en consecuencia, de la occidental en general. Según Bernal, sus raíces se encuentran en la cultura africana a través de los egipcios. Sin embargo, la historiografía oficial habría silenciado este hecho desde el siglo XIX por motivos racistas, antisemitas y eurocentristas (presentando lo que Bernal llama el Modelo Ario). Las ideas de Bernal han generado un amplio e intenso debate en el mundo académico, en el cual, según sus detractores, sus ideas ya han sido totalmente descalificadas debido a sus errores metodológicos y a su ausencia de evidencia. La polémica al respecto queda alimentada por las implicaciones tanto epistemológicas como político-ideológicas de la propuesta de Bernal. En lo epistemológico, se ha erigido en adalid de la posición posmodernista y relativista; en lo político, se ha alimentado de las reivindicaciones afrocentristas.

En definitiva, un libro muy interesante, especialmente por tratar una temática no suficientemente atendida en la bibliografía habitual sobre pseudociencias.

martes, 16 de octubre de 2018

FALACIAS LÓGICAS EXPLICADAS GRÁFICAMENTE


En falacias.escepticos.es encontramos una buena manera de explicar las falacias lógicas: clara, sencilla y atractiva. Los autores de esta página (dependiente de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico) lo consiguen ilustrando gráficamente cada una de ellas de manera muy ingeniosa. Además, su intención última es fomentar la divulgación de tales imágenes, por lo que te lo facilitan para que las puedas compartir en tus redes sociales.

Presentamos una pequeña muestra de este estupendo trabajo:






sábado, 30 de diciembre de 2017

VOLTAIRE: "CÁNDIDO Y OTROS CUENTOS"




 



Voltaire.
Cándido y otros cuentos.
Selección y nota preliminar: Paulino Garagorri.
Traducción de
Antonio Espina.
Edición: Alianza Editorial, Madrid, 1990.


Leer a Voltaire resulta uno de los ejercicios intelectuales más saludables que se puedan llevar a cabo. Y, además, una auténtica delicia cuando el objeto de la lectura son sus relatos filosóficos. Aunque cultivó una gran diversidad de géneros literarios, el mencionado destaca dentro del conjunto de su obra por su particular interés (que no por su abundancia, pues constituye una ínfima porción de su producción). Se trata de textos, en algunas ocasiones de menos de una decena de páginas y en otras con la extensión de una novela breve, en los que Voltaire emplea el formato de la narrativa de ficción para plasmar sus reflexiones acerca de asuntos de diverso cariz: social, político, teológico, antropológico, psicológico, metafísico,... Siempre con el talante crítico que le definía, adoptando principalmente un tono satírico y empleando el recurso de crear personajes peculiares que, colocados en determinadas situaciones, ofrecen al autor la oportunidad de poner en su boca las ideas que, con afán didáctico, desea transmitir al lector.

En otro lugar de este blog ya comentamos Cándido, sin duda el más célebre de los cuentos filosóficos de Voltaire, el cual aparece aquí recopilado junto con otros cuatro del total de veintiséis que produjera, con un criterio de selección que, en palabras de Paulino Garagorri, responsable de la edición, "elimina los de ambiente oriental y retiene los centrados en la sátira del mundo europeo con transposiciones menos fabulosas. Entre ellos figuran algunos de los más logrados y justamente famosos. La muestra ofrece así un más fácil acceso a la sensibilidad contemporánea y una condensación ideológica que potencia su intención crítica y sus pretensiones racionalizadoras".

En la nota preliminar que abre el volumen, Garagorri nos ofrece una introducción general a Voltaire y su obra, hablando de su papel en la construcción de las ideas ilustradas, ofreciendo un recorrido por su legado literario a través de los distintos géneros que cultivó, y situando al lector ante el género del cuento filosófico.

Y, tras lo anterior, encontramos los relatos que pasamos a comentar uno por uno.

Memnón o la sabiduría humana

Memnón decide un día ser "completamente cuerdo" (propósito que desde el primer momento el narrador califica como "extravagante" y de "locura"), lo cual equivale para él al logro de un completo dominio de las pasiones como vía para la felicidad. Pero a partir del momento de adoptar semejante intención, comienzan a sucederle una serie de desgracias en las que se produce, precisamente, lo completamente opuesto a lo proyectado por el personaje. Voltaire parece querer darnos a entender la imposibilidad de realizar lo que Memnón se ha propuesto, hasta el punto de que puede convertirse en contraproducente, pues "no es posible ser del todo inteligente, del todo sano, del todo poderoso, del todo feliz". La conclusión es que no es cierto, como ciertos filósofos pretenden, que "todo es como debe ser" (tanto esta referencia como la misma idea del personaje de controlar sus pasiones pueden remitirnos, por ejemplo y quizás entre otros que pudiera tener en mente el autor, a Spinoza), sino que el mundo y el ser humano son imperfectos e inevitablemente alejados de ideal ninguno. Como en otros de sus relatos, aquí se refleja un característico pesimismo de Voltaire con respecto a la condición humana.

Micromegas

Dos seres extraterrestres (el Micromegas que da título al cuento es uno de ellos), si bien procedentes de distintos mundos, traban contacto e intercambian impresiones sobre sus respectivas idiosincrasias y las de otros habitantes del universo que han conocido. A través de esta conversación, se refleja la idea de que todo individuo, sea cual sea el alcance de sus cualidades y dones (la finura de su sensibilidad, la duración de su vida,...) siempre va a considerarlo escaso y se va a sentir insatisfecho al respecto. Con ello, al mismo tiempo, se muestra la relatividad de los juicios de esta índole: lo que para unos sería muchísimo, para otros es una nadería inapreciable. Según con quién se nos compare, todos somos al mismo tiempo mucho y poco, grandes y pequeños (es de suponer que de ahí el paradójico nombre de Micromegas). Ambos personajes deciden, a continuación, emprender juntos un viaje a la Tierra. Su contacto con los terrestres, que sirve así al autor para disponer de un punto de vista externo sobre ciertos aspectos de lo humano (recurso habitual en Voltaire el del punto de vista objetivado a través de un personaje que resulta peculiar con respecto al común de la gente; personajes como Cándido, el Ingenuo,...), permite al narrador criticar tales aspectos, como la guerra, que resulta descrita como un acto absurdo, o las polémicas entre las distintas escuelas filosóficas. Esta última cuestión sirve a Voltaire al mismo tiempo para manifestar algunas de sus simpatías (Locke) y antipatías (Tomás de Aquino).

Historia de los viajes de Escarmentado

Escarmentado comienza a viajar desde muy joven y recorre todo el planeta. En todos los continentes y países, sin excepción, descubre que los hombres se muestran crueles debido al fanatismo, la intolerancia, los conflictos religiosos y políticos (todo indica que Voltaire sitúa la acción en el siglo XVI, con el telón de fondo de las guerras de religión que asolaron Francia en ese periodo),... A través de las vicisitudes sufridas por el protagonista, que se acumulan en la narración numerosas y rápidas, aparecen realidades históricas como la matanza de San Bartolomé, la Inquisición española o ciertos personajes que se convierten así en blancos de la crítica directa y explícita del autor. Tras salvar su vida y su libertad por los pelos en múltiples ocasiones, el protagonista, escarmentado como su propio nombre indica, decidirá recluirse en su hogar para llevar una existencia gris pero "la más grata que se puede aspirar en la vida humana". Final que, por cierto, coincide en buena medida con el de Cándido, y que remite a cierto ideal de la Antigüedad, recuperado en el Renacimiento (y encarnado, por ejemplo, por Montaigne) del retiro de la vida pública en beneficio del cultivo de la libertad interior.

Cándido o el optimismo

Para el comentario de este relato, remitimos a la entrada correspondiente de este blog ya citada arriba y que se encuentra aquí.

El hombre de los cuarenta escudos

Se trata de un relato algo extraño: quizás fallido, quizás con cierta calidad de borrador. Aunque mantiene la forma narrativa, la trama es inexistente, siendo el único hilo conductor la presencia a través de todo el relato del personaje cuyo apelativo le da título. A través de ciertas experiencias de éste y sobre todo de sus conversaciones con diversos personajes, Voltaire toca, como siempre de manera crítica, una gran variedad de temas: el sistema de cobro de impuestos en Francia, lo injusto de la desigual distribución de la riqueza, ciertas teorías científicas y filosóficas, los privilegios del clero, los castigos penales, los efectos sociales de las enfermedades venéreas y aun otros más. 

Quisiéramos terminar este comentario con unas palabras de Paulino Garagorri en la nota preliminar al libro, las cuales pensamos que expresan a la perfección lo que nos ha de animar a acercarnos a estos relatos de Voltaire: "Sólo el día en que lo que en ellos se afronta críticamente -la superstición, el fanatismo, la intolerancia- no ofrezcan peligrosa influencia, podrán olvidarse sus ejemplares páginas".



ESTE BLOG ESTÁ DEDICADO A QUIENES NUNCA "MIRAN POR LA VENTANA" (PORQUE ABANDONEN SU CONFORMISMO Y SU DESIDIA)